¿Por qué no es posible concluir sobre la utilidad del impuesto a las bebidas azucaradas en México en 2015 usando datos directos de ventas?


En diversos medios de comunicación, algunos organismos y columnistas han concluido erróneamente que el impuesto a bebidas azucaradas no redujo las compras de estos productos en 2015, como sucedió en 2014. Esta conclusión la sustentan en comparaciones de datos agregados directos (crudos) de ventas , es decir, no consideran factores que influyen en las compras y el consumo de estas bebidas de manera independiente de los efectos del impuesto, y que cambian de un período a otro.  El propósito de esta nota es explicar la razón por la cual no se pueden hacer afirmaciones sobre los efectos de los impuestos en 2015  basados en ventas agregadas crudas. Para poder aislar el efecto de los impuestos sobre compras o ventas es necesario realizar análisis que ajusten por estos factores.

Para evaluar una política pública, es ideal poder asignar aleatoriamente un grupo que recibe la intervención y otro grupo que no la recibe. En este escenario, los grupos son –en promedio- iguales en todas sus características y la única diferencia entre ellos es que uno recibe la intervención y el otro no. Por lo tanto, cambios en desenlaces de interés en la comparación entre estos grupos pueden ser atribuidos con certeza a la intervención.

En contraste, el impuesto a bebidas azucaradas se implementó a partir de enero del 2014 en todo el país. Existe un reto para su evaluación porque no existe un grupo de ciudades o regiones comparables donde no se haya implementado el impuesto para poder hacer una comparación. Por ello, al comparar cambios en compras o ventas de bebidas azucaradas antes y después de la implementación del impuesto, es necesario corregir con métodos estadísticos por factores que cambian en el tiempo y que pueden afectar el consumo de bebidas azucaradas, independientes del cambio que genera el impuesto. Esto es muy importante porque no ajustar por estas variables puede conducir a conclusiones erróneas.

Por lo tanto, la comparación simple de compras o ventas de un período a otro (sin ajustar por cambios en el tiempo de variables que afectan el consumo), puede conducir a conclusiones erróneas. Existen diversos factores que cambian en el tiempo que se asocian con la demanda y la oferta de bebidas, además de los precios, que aumentan con el impuesto. Entre estos factores podemos mencionar:

  • Cambios en la población total y/o en la estructura de edad: un aumento en la población total incrementa la demanda de bebidas, y cambios en la estructura de edad en la población pueden afectar la demanda, porque hay grupos de edad en la población que consumen más bebidas azucaradas que otros. Estos cambios ocurren de un año a otro.
  • Cambios en la actividad económica de un período a otro (crecimiento o desaceleración económica) que pueden asociarse con mayor/menor empleo o recursos disponibles, que a su vez pueden afectar la demanda de bebidas azucaradas.
  • Cambios climáticos: por ejemplo como 2015 fue un año más caluroso y la temperatura pudo haber aumentado el consumo de bebidas azucaradas respecto a períodos anteriores.
  • Tendencias previas: si, como se ha observado, las compras/ventas de bebidas azucaradas tuvieron un ligero descenso en el período previo al impuesto, si se hace una comparación cruda antes y después del impuesto el resultado puede deberse a este descenso y no al impuesto.
  • Cambios en publicidad, promociones, oferta de nuevos productos y otras estrategias mercadotécnicas de la industria, que frecuentemente incluyen bebidas azucaradas, pueden aumentar la demanda de manera independiente al impuesto. Es conocido que las promociones pueden aumentan el consumo, que son compras que no se iban a realizar, que aumentan hasta en un 20% el consumo(1).

Un elemento adicional a considerar en la evaluación del impuesto es el período de comparación. Para evaluar el efecto del impuesto en 2015, la comparación debe hacerse contra el período previo al impuesto, no con 2014, período en el que  ya se había aplicado el impuesto. Cabe hacer esta aclaración, porque algunas de las comparaciones que se presentan son entre 2014 y 2015.

Encuestas Mensuales de la Industria Manufacturera (EMIM)

Las EMIM tienen información mensual de las ventas de productos de la industria manufacturera en el país (2). Como se observa en el cuadro 1, la diferencia relativa en ventas anuales promedio en litros de bebidas azucaradas en 2014 (año en que se aplicó el impuesto) comparado con un período anterior sin impuesto (2007-2013) es de +6.4% y en 2015, segundo año de aplicación del impuesto, de +7.0%. Cuando se comparan las ventas tomando en cuenta el tamaño de la población (dividiendo las ventas en litros por la población total de cada año), la diferencia en 2014 es menor que cuando se compara en litros: +1.6% en 2014 y +1.1% en 2015, comparados ambos con el período 2007-2013 (cuadro 2). Finalmente, cuando se usa un modelo estadístico y se corrigen las diferencias por otros cambios que ocurrieron, como son  estacionalidad en el año, tendencia en el tiempo y un Indicador de Actividad Económica Global, se encuentra que hubo una disminución promedio de -6% en 2014 y de -8% en 2015 en comparación con el período previo al impuesto (2007-2013) (cuadro 3). Este ejemplo ilustra la importancia de considerar en los análisis factores que se asocian con las ventas y el consumo de bebidas que son independientes del impuesto. Sin hacer los ajustes, la conclusión (errónea) sería que hubo un aumento en las ventas después del impuesto, tanto en 2014  como en 2015, mientras que los análisis con ajustes muestran una reducción de las ventas después del impuesto.

Es muy importante destacar que existen tres estudios, realizados de manera independiente y que concuerdan que hubo una reducción en volumen de compras o ventas de bebidas azucaradas del 6% en 2014 con modelos y bases de datos diferentes: análisis usando las EMIM basado en Chapa Cantú et al(3), el estudio publicado por el Instituto Nacional de Salud Pública y la Universidad de Carolina del Norte(4) y el reporte no publicado del ITAM(5).

 

Cuadro 1- Ventas promedio anual de bebidas azucaradas en litros antes y después del impuesto

Período

Valor

2007-2013

18,237 millones de litros

2014

19,404 millones de litros

Diferencia relativa 2014 vs 2007-2013

+6.4%

2015

19,523 millones de litros

Diferencia relativa 2015 vs 2007-2013

+7.0%

Elaboración propia con datos de las EMIM 2007-2015. Diferencia relativa: [(ventas año con impuesto-ventas período sin impuesto)/ventas período sin impuesto]*100.

 

Cuadro 2- Litros per cápita promedio anual de bebidas azucaradas antes y después del impuesto

Período

Valor

2007-2013

160 litros/cápita

2014

162 litros/cápita

Diferencia relativa 2014 vs 2007-2013

+1.6%

2015

161

Diferencia relativa 2015 vs 2007-2013

+1.1%

Elaboración propia con datos de las EMIM 2007-2015 y proyecciones población CONAPO. Diferencia relativa: [(ventas año con impuesto-ventas período sin impuesto)/ventas período sin impuesto]*100.

 

Cuadro 3- Cambios en litros/cápita de ventas de bebidas azucaradas antes y después del impuesto (modelo estadístico)

Año

Porcentaje de cambio respecto a 2007-2013

2014

-6%*

2015

-8%*

Modelo ajusta por tendencia de las bebidas en el tiempo (conteo de mes), estacionalidad (variables binarias para cada mes del año), Indicador Global de la Actividad Económica. *estadísticamente significativo al 1%. Replica modelo de Chapa Cantú et al. Universidad Autónoma de Nuevo León.

Conclusiones

La evaluación de los efectos de los impuestos a las bebidas azucaradas en las compras o ventas después del impuesto, requiere de comparaciones ente períodos antes y después de la aplicación del impuesto, utilizando datos ajustados por variables que influyen en las compras y ventas. Las comparaciones que utilizan datos crudos, como las que han presentado diversas organizaciones, no son de utilidad para evaluar la utilidad de los impuestos.


REFERENCIAS

  1. Public Health England. 2015. Sugar reduction: the evidence for action. Consultado en abril del 2016. Disponible en:
    https://www.gov.uk/government/uploads/system/uploadsattachment_data/file/470179/Sugar_reduction_The_evidence_for_action.pdf
  2. INEGI. Banco de Información Económica (BIE). Manufacturas. Encuesta Mensual de la Industria Manufacturera. Consultado en marzo del 2016.
    Disponible en: http://www.inegi.org.mx/sistemas/bie/
  3. Chapa Cantú, Flores Curiel D, Zuñiga Valero L. 2015. La industria de bebidas no alcohólicas. 2015. Universidad Autónoma de Nuevo Léon.
  4. Colchero, M. A., B. M. Popkin, J. A. Rivera and S. W. Ng (2016). "Beverage purchases from stores in Mexico under the excise tax on sugar sweetened beverages: observational study." BMJ 352: h6704
  5. Aguilar A. Gutiérrez E., Seira E. 2015. Taxing calories. Instituto Tecnológico Autónomo de México.

Version en inglés: http://www.insp.mx/epppo/blog/4063-tax-sugar-sweetened-beverages.html

Última actualización:
miércoles 26 agosto 2020 16:47:11 por Webmaster INSP