Presentan el proyecto Impactos económicos y de salud de las enfermedades no transmisibles en mujeres de México


La perspectiva de género es esencial para entender mejor el proceso salud-enfermedad, el acceso al sistema de salud, los impactos económicos sobre las personas; y el diseño de intervenciones en salud efectivas. A pesar de su importancia, de más de cinco mil artículos que abordan las enfermedades no transmisibles (ENT), menos del 10% toma en cuenta la perspectiva de género, de acuerdo con una reciente revisión de publicaciones realizada por un equipo del Centro de Investigación en Sistemas de Salud (CISS) del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP).

Este porcentaje forma parte de los primeros hallazgos del estudio “Impactos económicos y de salud de las enfermedades no transmisibles en mujeres de México”, realizado en conjunto con el George Institute de Australia y con el auspicio de la Asociación Mexicana de Industrias de Investigación Farmacéutica, A. C (AMIIF).

Haciendo uso de métodos cuantitativos y cualitativos, desde un enfoque de género, el equipo de investigación trabaja para generar evidencia sobre las políticas de salud implementadas en México que hagan frente a las ENT; su carga epidemiológica, la protección social y financiera en salud, los impactos económicos asociados, y las dimensiones sociales y de género detrás de la experiencia de vivir con diabetes.

Entre los resultados preliminares del estudio, también destacan:

  • De manera general, durante las últimas tres décadas las brechas de género en salud han ido cambiando a favor de las mujeres. Sin embargo, en el caso de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica las mujeres presentan una tendencia creciente respecto a los hombres. Esto se relaciona con la exposición al humo de la leña y biomasa —un riesgo para quienes cocinan con cierto tipo de estufa— y el consumo de tabaco. Por otro lado, existe una menor práctica de actividad física entre las mujeres, respecto de los hombres.
  • La perspectiva de género se perfila hacia temas relacionadas con la violencia y la desigualdad, restando aún una perspectiva más amplia que considere los efectos del género en el manejo de las ENT. Las agendas sobre salud y género tienden a ser más académicas, lo que implica un mayor trabajo para poder influir en los ámbitos político y comunitario.
  • En las últimas dos décadas los hogares mexicanos con una mujer jefa de familia crecieron 50%. En comparación con los encabezados por un hombre, registraron una probabilidad 12% mayor de gastar en salud, además, tuvieron un riesgo mayor de experimentar gasto catastrófico (22%) y empobrecedor (38%), sobre todo aquellos hogares con adultos mayores y particularmente hacia el final del período analizado.

La presentación del proyecto y los primeros resultados preliminares se llevó a cabo por los investigadores del CISS-INSP, Dr. Edson Serván-Mori y Mtro. Emanuel Orozco Núñez, en el marco de la Semana de Innovación AMIIF 2022: “La transformación del sector salud: Aportaciones de la industria farmacéutica”.

Durante el evento, la Dra. Hortensia Reyes-Morales, directora del CISS, afirmó que dada la transición epidemiológica que atraviesa el país, las ENT representan una carga importantísima en México y el mundo y dado que en nuestro país esta carga se ha manifestado principalmente para los grupos más vulnerables, el enfoque de género adquiere una enorme importancia.

La presentación del estudio durante la Semana de Innovación 2022 está disponible en el siguiente enlace:
https://www.youtube.com/watch?v=9P8gau609lI



*Nota preparada por el equipo de investigación y de difusión del INSP integrado el Dr. Edson Serván-Mori, los Mtros., Carlos M. Guerrero-López y Emanuel Orozco-Núñez, las Mtras. Concepción García-Morales y Enai Ojeda-Arroyo, las Dras. Betania Allen-Leigh e Ileana Heredia-Pi y el LCC. Gabriel Millán.

Última actualización:
viernes 20 mayo 2022 11:17:43 por Webmaster INSP