Adoptar una dieta saludable y sostenible: camino para una generación sana


La alimentación adecuada es un pilar fundamental de la salud, el bienestar y el desarrollo; mientras que el consumo de alimentos poco saludables aumenta el riesgo de desarrollar padecimientos como enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer, aseguró el doctor Juan Ángel Rivera Dommarco, director general del INSP durante su participación en la Conferencia de Prensa Vespertina sobre COVID-19.

Al hablar sobre la “Política integral para una alimentación saludable y sostenible”, el doctor Rivera destacó que “si queremos una siguiente generación de mexicanas y mexicanos sanos, que vivan en un planeta sano; el único camino para lograrlo es la adopción de una alimentación saludable y sostenible, en la que todos debemos poner la parte que nos corresponde".

Reconoció que los datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición muestran que mientras México es uno de los países con mayor consumo de bebidas azucaradas y alimentos industrializados, el consumo de verduras, frutas, leguminosas y cereales altos en fibra se encuentra por debajo de las recomendaciones de las Guías alimentarias , a pesar de contar con alimentos tradicionales de alta calidad nutricional, como los frijoles, pepitas o la tortilla nixtamalizada, a la que consideró “el privilegio de México” por ser uno de los mejores cereales de grano entero (alto en fibra) del mundo.

Explicó que, si bien la producción de alimentos ha contribuido a reducir la pobreza extrema, el hambre y la desnutrición, el actual sistema agroalimentario contribuye a la degradación del planeta y a la pandemia de obesidad. Ejemplo de ello es la agricultura, que utilizar casi el 40% de la tierra, es responsable del 29% de los gases de efecto invernadero, usa el 70% del agua limpia del planeta y, en el caso del uso excesivo de fertilizantes como nitrógeno y fósforo, ocasiona zonas muertas en lagos y costas.

De ahí la urgencia de llevar a cabo un paquete integral de acciones para prevenir la mala nutrición mediante la adopción de dietas saludables y sostenibles con enfoque multisectorial y sistémico, que incluyan los entornos escolar y alimentario, los primeros 1,000 días de vida, las campañas de comunicación y orientación, y el sistema alimentario.

Sobre este último, el Dr. Juan Rivera explicó que un sistema alimentario saludable y sostenible debe fomentar la producción, distribución y abasto de alimentos frescos, con el menor procesamiento posible, que fortalezcan la seguridad alimentaria y nutricional; así como el apoyo a pequeños productores agropecuarios y la reducción del desperdicio de alimentos.

Respecto a la comunicación y orientación alimentaria recalcó el trabajo que actualmente realiza el Grupo Intersectorial de Salud, Alimentación, Medio Ambiente y Competitividad (GISAMAC) en la actualización de las guías alimentarias para la población mexicana con dietas no solo saludables sino también sostenibles, de bajo impacto ambiental y que consideren alimentos asequibles y culturalmente pertinentes.

Conferencia completa:

Última actualización:
lunes 31 agosto 2020 17:27:36 por Webmaster INSP