Hipertensión arterial un problema de salud pública en México

Hipertensión y COVID-19

Piña-Pozas M(1), Araujo-Pulido G(1), Castillo-Castillo (1)

(1) Subdirección de Gestión y Vinculación, Centro de Información para Decisiones en Salud Pública (CENIDSP), Instituto Nacional de Salud Pública.

Hipertensión

El 17 de mayo se conmemora el Día Mundial de la Hipertensión, establecido con el propósito de crear y promover el conocimiento y los esfuerzos para prevenir, diagnosticar y controlar la hipertensión arterial, principal factor de riesgo para padecer enfermedades cardiovasculares. Aunado al conocimiento, es idóneo crear conciencia de la gravedad de este padecimiento, por ello es pertinente hablar al respecto.

La hipertensión arterial es el aumento anormal persistente de la tensión de la sangre en las arterias y puede dañarlas, incrementando el riesgo de padecer enfermedades en diferentes órganos.(1) La presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de los vasos sanguíneos como resultado de la función de “bombeo” que tiene el corazón y puede cambiar de un momento a otro dependiendo de la actividad, estados de ánimo, cambios de posición con ejercicio o durante el sueño.(2),(3)

Es fundamental conocer los números, para aumentar el conocimiento y concientización de las poblaciones en todo el mundo sobre la presión arterial elevada. Se buscar que con los datos cuantitativos, también se analice la situación de salud y el riesgo que representa esta enfermedad.

Anualmente en la región de las Américas ocurren 1.6 millones de muertes por enfermedades cardiovasculares, de las cuales alrededor de medio millón son personas menores de 70 años, lo cual se considera una muerte prematura y evitable. La hipertensión afecta entre el 20 y 40% de la población adulta y significa que alrededor de 250 millones de personas padecen de presión alta. (4) La Organización Mundial de la Salud (OMS), de acuerdo a sus reportes, refiere que la Hipertensión es el factor de riesgo número uno de muerte. (3),(4)

Uno de cada cuatro mexicanos padece hipertensión arterial, en los hombres la prevalencia es de 24.9% y en mujeres 26.1%. 4 Prevalencia estimada en 30 % conforme al criterio de 140/90 mm Hg, lo que equivale alrededor de 30 millones que corresponden al diagnóstico de hipertensión, pero con los nuevos criterios de la American Heart Association la población con hipertensión será al menos del doble.(5)

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de Medio Camino 2016, realizada por el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) y la Secretaría de Salud, uno de cada cuatro adultos en México padece hipertensión arterial, es decir, 25.5 por ciento de la población, de los cuales aproximadamente el 40 por ciento ignora que tiene esta enfermedad, y ello repercute en su condición de salud; y cerca del 60 por ciento que conoce el diagnóstico, solamente la mitad están controlados.(6)

Dentro de la proporción de adultos con diagnóstico previo de hipertensión arterial, el 79.3% reportó tener tratamiento farmacológico para controlar sus valores de tensión arterial.(4) De las personas que tienen hipertensión, la mayoría no muestra ningún síntoma; en ocasiones pueden presentar síntomas como dolor de cabeza, dificultad respiratoria, vértigos, dolor torácico, palpitaciones del corazón y hemorragias nasales, pero no siempre.

Es necesario que la población tenga conocimiento y conciencia de que, si la hipertensión no se controla, puede provocar infarto de miocardio, ensanchamiento del corazón y, a la larga, insuficiencia cardiaca.(4)

Hipertensión y Covid-19

La nueva pandemia de coronavirus SARS-CoV-2 puede ser particularmente perjudicial para las personas con enfermedades cardiovasculares e hipertensión arterial (HTA) y constituyen un grupo de mayor riesgo para desarrollar síntomas graves por Covid-19.(*1a)

La hipertensión es una de las comorbilidades más frecuentes en el Covid-19, incluso es un factor de riesgo para adquirir la enfermedad, es así que el control de la presión arterial sigue siendo una consideración importante para reducir la carga de la enfermedad.(7)

El virus SARS-CoV-2 usa los receptores de las células en los pulmones para causar la infección, éstos se encargan de regular la presión arterial como vías directas para infectar las células, químicamente son proteínas o azucares, o ambos combinados. Es la llamada Enzima Convertidora de Angiotensina (ACE 2). Las personas con hipertensión pueden tener cambios en esta enzima, ya sea en su estructura o en el número de unidades por célula que favorezcan que el virus pueda causar una infección más grave. Los niveles de la ACE2 pueden estar aumentados en personas con enfermedad cardiovascular.(8) Los datos asocian las comorbilidades basales con un curso grave de Covid-19, suspender la terapia puede precipitar la descompensación cardiovascular.(9)

Aún no se dispone de una prueba sobre los efectos de los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA) o los bloqueadores de los receptores de angiotensina (BRA) en el tratamiento de Covid-19. Para las personas que ya toman estos medicamentos, la Sociedad Europea de Cardiología recomienda que continúen el tratamiento, porque no hay evidencia clínica o científica que sugiera que el tratamiento se suspenda debido a la infección por Covid-19. Por su parte, El Colegio Americano de Cardiología también informa que los pacientes deben continuar tomándolos para afecciones como insuficiencia cardíaca, hipertensión o cardiopatía isquémica, y que si se produce Covid-19 se deben tomar decisiones de tratamiento individualizadas de acuerdo con el estado hemodinámico y la presentación clínica de cada paciente.(10)

El consenso internacional hasta este momento es que las personas con hipertensión arterial (HA) deben continuar con su tratamiento. Entre mejor se tenga el control de la HA, el pronóstico es mejor. De la misma forma, se recomienda a no bajar la guardia en las medidas de higiene y mantener la sana distancia para evitar el contagio.

 

Redacción  CENIDSP


Referencias

  1. Sánchez Ramiro A, Ayala Miryam, Baglivo Hugo, Velázquez Carlos, Burlando Guillermo, Kohlmann Oswaldo et al . Guías Latinoamericanas de Hipertensión Arterial. Rev Chil Cardiol . 2010  [consultado  2020  Mayo  13] ;  29( 1 ): 117-144. D.
  2. Se realizó una revisión bibliográfica en las bases de datos de PubMed, utilizando los descriptores hypertension, arterial, covid 19, dentro del periodo de marzo a abril de 2020 se encontraron 39 publicaciones.
  3. ¿Qué es la presión arterial alta? - American Heart Association.
    www.heart.org
  4. OMS. Hipertensión. 13 de septiembre de 2019. [consultado  Mayo  13, 2020 ] Disponible En:
    https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/hypertension
  5. Secretaria de Salud. Gobierno de Puebla. Día Mundial de la Hipertensión Arterial. 16 pag. [consultado  Mayo  13, 2020 ] Disponible En:
    http://ss.pue.gob.mx/dia-mundial-de-la-hipertension-arterial/
  6. Rosas-Peralta M, et al.: Nuevos criterio ACC/AHA en hipertensión arterial sistémica. Gac Med Mex. 2018;154:633-637
  7. Patricia López. Uno de cada cuatro connacionales con hipertensión, 31 millones de mexicanos. Gaceta UNAM. Mayo 20, 2019. [consultado  Mayo  13, 2020 ] Disponible En:
    https://www.gaceta.unam.mx/con-hipertension-31-millones-de-mexicanos/
  8. Schiffrin EL, Flack JM, Ito S, Muntner P, Webb RC. Hypertension and COVID-19. Am J Hypertens. 2020;33(5):373‐374.
  9. Enfermedades cardiovasculares, hipertensión arterial y diabetes frente a la Covid-19. Grupos de riesgo frente al SARS-CoV-2. [consultado  Mayo  13, 2020] Disponible En:
    https://www.consalud.es/pacientes/especial-coronavirus/enfermedades-cardiovasculares-hipertension-arterial-diabetes-frente-covid-19_77665_102.html
  10. Brandon Omar Michael. Covid-19 and the angiotensin-converting enzyme (ACE2): Areas for research. Heart & Lung. [consultado  Mayo  13, 2020] Disponible En:
    https://reader.elsevier.com/reader/sd/pii/S0147956320301461?token=9A22A25D03C94241C56DBFC077938BA69BE9B6EF72386D94BAB3F0895C06CD7C763E757F40A3C55726E374804F1E79DA
  11. Drugs and the renin-angiotensin system in covid-19. BMJ 2020; 369 doi: https://doi.org/10.1136/bmj.m1313 (Published 02 April 2020) Cite this as: BMJ 2020;369:m1313.
    https://www.bmj.com/content/369/bmj.m1313