Consejos para protegerse de la contaminación del aire

190517 Contingencia Interna

La contaminación atmosférica es un riesgo ambiental importante en las ciudades, la cual es ocasionada por la emisión de sustancias como el ozono (O3) y partículas suspendidas (PM) de materiales sólidos y líquidos.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la exposición al ozono puede causar “problemas respiratorios, provocar asma, reducir la función pulmonar y originar enfermedades pulmonares”. Mientras que las partículas suspendidas, dependiendo de su tamaño, pueden adentrarse en los pulmones y atravesarlos hasta alcanzar el sistema sanguíneo, además de contribuir “al riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares y respiratorias, así como cáncer de pulmón”.

Cuando los niveles de contaminación del aire son altos, toma en cuenta las siguientes recomendaciones:

  1. Evita el ejercicio intenso ya que incrementa la dosis de contaminantes inhalados.
  2. Evita realizar actividades cívicas, culturales, deportivas y de recreo al aire libre.
  3. Hidrátate continuamente, tomando al menos 1.5 litros de agua al día.
  4. Evita el uso de lentes de contacto.
  5. Acude al médico en caso de sentir molestias.
  6. En caso de contar con aire acondicionado, utilízalo en modo de "recirculación".
  7. No fumes.
  8. En el caso de que vivas cerca de una zona de incendio, donde el humo sea denso, coloca toallas húmedas en las ranuras de puertas y ventanas.
  9. Evita el contacto de personas y mascotas con las cenizas, derivadas de un incendio cercano; si necesitas barrerlas del piso u otras superficies, humedécelas ligeramente y no permitas que se suspendan de nuevo en el aire.
  10. Evita la cocción de alimentos con leña o carbón.

Fuentes: