Lavarse las manos con agua y jabón, salva vidas


Lavarse las manos con agua y jabón es una de las medidas de higiene más redituables para la salud. En el escenario de la pandemia que vivimos, el lavado de manos junto con el uso de cubrebocas y la sana distancia, se han posicionado como las principales medidas para prevenir la COVID-19.

Al lavarte las manos se elimina la mayor parte de los microorganismos que podrían ser perjudiciales para la salud. Lavarse las manos antes de comer evita que ingiramos bacterias, virus o parásitos; mientras que hacerlo después de ir al baño elimina los microbios que podrían quedar en las manos por el contacto con nuestras heces.

No obstante, la recomendación de lavarse las manos como una práctica higiénica no es nueva y su historia es por demás interesante.

Antes de que Robert Koch (el célebre descubridor del bacilo de tuberculosis) publicara en 1890 sus postulados para establecer claramente que algunos microbios eran los causantes de en enfermedades; en 1847 el médico Ignaz Philipp Semmelweis puso en marcha una sencilla pero revolucionaria medida dentro de la Clínica de Maternidad del Hospital General de Viena: que médicos y estudiantes se lavaran las manos con soluciones con cloro antes y después de atender los partos.

La medida fue propuesta por Semmelweis luego de observar que en el pabellón de la clínica donde había más muertes por fiebres puerperales, quienes atendían los partos lo hacían luego de manipular cadáveres. Él suponía que existía una especie de “materia cadavérica” que era transportada en las manos de los médicos y que era la causante de las fiebres: esa supuesta materia no era otra cosa que microbios.

El resultado de implementar el lavado de manos fue una gran disminución de las muertes entre las madres que eran atendidas.

En un inicio muchos de sus colegas rechazaron la idea de que sus manos, las manos de un médico, pudieran ser causantes de una enfermedad. Sin embargo, el lavado de manos logró instaurarse como una práctica frecuente en la atención a la salud y con el tiempo, como parte de los hábitos de higiene entra la población.

En la actualidad, reconocemos que el lavado de manos, no solo entre los profesionales de la salud, sino en el día a día, es una medida que salva vidas, al romper la cadena de transmisión de bacterias, virus, hongos y parásitos que causan enfermedades. En el caso del virus causante de la COVID-19 (SARS-CoV-2), el jabón rompe la capa que envuelve y protege al virus, desintegrándolo.

Cada 15 de octubre se conmemora el Día Mundial del Lavado de Manos, una fecha que enfatiza el papel de esta práctica en la promoción de la salud y la prevención de enfermedades.



Fuentes

  • Reiser, Stanley Joel. La medicina y el imperio de la tecnología, FCE, México, 1990.
  • Miranda y Navarrete. Semmelweis y su aporte científico a la medicina: Un lavado de manos salva vidas Rev Chil Infect 2008; 25 (1): 54-57
  • The Global Handwashing Partnership. Global handwashing-day. Disponible en:
    https://globalhandwashing.org/global-handwashing-day/

Última actualización:
miércoles 14 octubre 2020 22:21:49 por Webmaster INSP