Día Mundial de la Diabetes


En menos de 50 años, la diabetes se ha convertido en uno de los principales problemas de salud en México; más del 30% de los mexicanos mayores de 50 años la padecen.1

En 2018, la diabetes mellitus fue la segunda causa de muerte en el país, ocasionando el 14% de todas las defunciones.2 Solamente en 2019, se reportaron más de 400 mil casos nuevos de diabetes tipo 2, con una mayor concentración en el grupo de 50 a 59 años,3 sin embargo, se espera que aún exista una proporción importante de personas que no sabe que la padece. Este retraso en el diagnóstico y búsqueda de tratamiento de la enfermedad, es la principal causa de la alta prevalencia de complicaciones asociadas a la diabetes, como ceguera, enfermedad cardiovascular, enfermedad renal y amputación de miembros inferiores.

El Día Mundial de la Diabetes, celebrado el 14 de noviembre, fue creado en 1991 por la Federación Internacional de Diabetes y la Organización Mundial de la Salud en respuesta a la creciente amenaza para la salud que representa la diabetes.4 El tema central de este año es “Diabetes: el personal de enfermería marca la diferencia“, con el objetivo de crear conciencia en torno al papel crucial que el personal de enfermería juega en el apoyo a las personas que viven con diabetes.

Al igual que el número de personas con diabetes continúa aumentando en todo el mundo, el papel de las enfermeras y otros profesionales de la salud se está volviendo más importante en el manejo de este problema de salud pública. El personal de enfermería con frecuencia es el primero, y algunas veces los únicos profesionales de la salud, con el que una persona interactúa y por ello la calidad de la primera evaluación, atención y tratamiento es vital.5

Las enfermeras juegan un importante papel en:5

  • El diagnóstico temprano de la diabetes para asegurar un tratamiento rápido.
  • La asesoría para el autocontrol y apoyo psicológico para las personas con diabetes y prevenir complicaciones.
  • Combatir los factores de riesgo de la diabetes tipo 2 para la prevención del desarrollo de la enfermedad.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2018-19, el 15.3% de los adultos ha acudido a realizarse una prueba de detección de diabetes en el año previo,1 mostrando una disminución de la detección de esta enfermedad en comparación con el 2012. Además, no se ha logrado asegurar un control adecuado de los niveles de glucosa en sangre, en pacientes con diabetes. En 2016, el 68.2% de las personas con diagnóstico médico de diabetes no tenía buen control de los niveles de glucosa en sangre (hemoglobina glucosilada <7%).6

Esto demuestra que sigue existiendo una necesidad significativa de más educación y financiación para equipar al personal de enfermería en nuestro país para apoyar a las personas que viven con diabetes y aquellos en riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Los proveedores sanitarios y los gobiernos deben por ello reconocer la importancia de invertir en educación y formación. Con los conocimientos adecuados, el personal de enfermería puede marcar la diferencia para las personas afectadas por la diabetes.


Redacción  CENIDSP



Fuentes

Última actualización:
viernes 13 noviembre 2020 10:44:03 por Webmaster INSP