3 de mayo, Día Mundial del Asma


El asma es una enfermedad respiratoria crónica caracterizada por la presencia de episodios recurrentes de sibilancias (ronquidos en el pecho), disnea (dificultades para respirar), sensación de opresión torácica y tos. Estos síntomas son intermitentes, y suelen agravarse durante la noche o al hacer ejercicio.1

En cuanto a las causas que originan la enfermedad, desafortunadamente aún no han sido totalmente identificadas, sin embargo, dentro de los factores de riesgo asociados que más se conocen destacan los relacionados con exposiciones ambientales (humo de tabaco, alérgenos, contaminantes intramuros, polvo, sustancias químicas, etc), los relacionados con las condiciones de salud (infecciones virales antes de los 2 años de vida, problemas respiratorios al nacer, etc.) y factores sociodemográficos (vivienda, estilos de vida y alimentación). Asimismo, la probabilidad de padecer asma es mayor si otros miembros de la familia también son asmáticos, en particular los familiares más cercanos, como los padres o hermanos.1, 2

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce que el asma tiene una gran importancia para la salud pública. Según la OMS se estima que, en 2019, el asma afectó a 262 millones de personas y causó 461 000 muertes. 3 En el año 2020 en México, el asma se ubicó dentro de las primeras 20 causas de enfermedad, y del total de casos registrados, cerca del 24% se presentó en el grupo de 5 a 14 años de edad. 4 En nuestro país, se ha reportado una gran variación en la prevalencia del asma en diversas ciudades de la república, reportando una prevalencia promedio del 8% a nivel nacional, y una mayor prevalencia en las ciudades cercanas al Golfo de México. Estudios realizados por investigadores de Instituto Nacional de Salud Pública indican que, durante la niñez, el asma es más frecuente en los hombres, y conforme se incrementa la edad, sobre todo en la adolescencia y la adultez, la frecuencia se presenta mayormente en mujeres. 2

Si bien el asma no se puede curar, un tratamiento adecuado con medicamentos inhalados puede ayudar a controlar la enfermedad y facilitar que las personas asmáticas lleven una vida normal y activa. Las personas asmáticas pueden tener que utilizar un inhalador a diario. Su tratamiento dependerá de la frecuencia de los síntomas y de los distintos tipos de inhaladores disponibles. En muchos países, el acceso a los inhaladores sigue siendo un problema. En 2019 y, en los países de ingreso bajo, solo la mitad de las personas asmáticas tenían acceso a un broncodilatador y menos de una de cada cinco tenía acceso a un inhalador de esteroides en los establecimientos de atención primaria de salud, lo que se traducen elevados gastos en salud tanto para la familia como para el sistema de salud.1, 3

La OMS ha promovido adoptar medidas para mejorar el diagnóstico y el tratamiento del asma que incluye protocolos para la evaluación, el diagnóstico y el tratamiento, así como módulos de asesoramiento sobre modos de vida sanos, como el abandono del hábito tabáquico o la autoasistencia.

En este Día Mundial del Asma, debemos crear conciencia sobre el cuidado y la prevención de esta enfermedad para “Cerrar brechas en la atención del asma" en la atención del asma, así como los costos incurridos por el tratamiento del asma no controlada.




Fuentes

Última actualización:
lunes 2 mayo 2022 12:49:35 por Webmaster INSP