El Instituto Nacional de Salud Pública...... es referencia obligada para diseñar y evaluar políticas públicas en salud

191105 Interna Impuesto refresco

¿Te has preguntado por qué los refrescos y algunos jugos tienen un impuesto?

Las bebidas azucaradas son la fuente principal de azúcares añadidos en la dieta mexicana y han contribuido al aumento de la obesidad en nuestro país. Reducir el consumo de estas bebidas se ha convertido en un objetivo primordial en la lucha contra la epidemia de obesidad que afecta a niños y adultos.

Una vía para lograrlo es la implementación del impuesto a las bebidas no alcohólicas con azúcares añadidos. En 2014, el precio de estos productos aumentó, aproximadamente, un 10% en zonas urbanas. El resultado de esto fue una disminución en la compra de estas bebidas del 5.5% en el primer año y del 9.7% en el segundo año.

¿Cómo beneficia esto a la salud de los mexicanos?

Investigadores del INSP, en colaboración con la Universidad de Harvard, estimaron a través de un modelo de simulación, el impacto del impuesto a bebidas azucaradas sobre la calidad de vida, en el periodo comprendido entre 2014 y 2024.

De acuerdo con el modelo, el impuesto actual de 1 peso por litro ayudaría a prevenir cerca de 240,000 casos de obesidad, incluyendo 94,000 casos en niños y adolescentes. Asimismo, este impuesto podría prevenir la aparición de 61,000 casos de diabetes, 695 de cáncer, 3,900 de eventos cerebro-vasculares, 2,800 de enfermedad hipertensiva del corazón y 4,400 de enfermedad cardíaca isquémica para el año 2024.

Al haber menos personas que padezcan estas enfermedades, la calidad de vida de la población mejoraría significativamente, con una prolongación de la esperanza de vida, una reducción de la discapacidad y un ahorro aproximado de 91.6 millones de dólares en el gasto para la atención de la salud en un periodo de 10 años. Este ahorro implica que por cada peso gastado en implementar el impuesto el país recupera cuatro pesos, haciendo que esta estrategia sea costo-efectiva.

¿Qué pasaría si el impuesto fuera el doble?

Si el impuesto fuese de 2 pesos por litro, los beneficios en la salud se duplicarían. Se esperaría que la compra de bebidas azucaradas disminuyera el doble. De igual modo, se estimó que evitaría 283,000 casos de obesidad en niños y adolescentes, más del triple que el impuesto actual (94,000 casos). Esta reducción de casos de obesidad en niños contribuiría de manera importante en la prevención del desarrollo de enfermedades crónicas en la edad adulta. De igual forma, el costo-beneficio del impuesto aumentaría a 7 pesos recuperados por cada peso gastado en su implementación.

¿Cómo fue posible hacer estas predicciones?

Asumiendo que la reducción en compras de bebidas azucaradas es equivalente a la reducción en su consumo, los investigadores estimaron la disminución del índice de masa corporal (IMC) asociado a la disminución del consumo de estas bebidas en niños y adultos. A partir de la reducción del IMC, calcularon el número de casos de obesidad y otras enfermedades asociadas que se evitarían en un periodo de 10 años. Luego, con el número de enfermedades evitadas, calcularon la cantidad de dinero que se ahorraría en atención médica, así como la mejora en la calidad de vida y los años de vida ganados.

El artículo original “Cost-Effectiveness Of The Sugar-Sweetened Beverage Excise Tax in Mexico” fue publicado en la prestigiosa revista Health Affairs esta semana.

Redacción CENIDSP

Escribir un comentario



Políticas de Privacidad | Comentarios sobre este Sitio Web
INSTITUTO NACIONAL DE SALUD PÚBLICA, MÉXICO - DERECHOS RESERVADOS © 2019 
Universidad No. 655 Colonia Santa María Ahuacatitlán, Cerrada Los Pinos y Caminera C.P. 62100, Cuernavaca, Morelos. México   Tel. (777) 329 3000