El Instituto Nacional de Salud Pública...... es referencia obligada para diseñar y evaluar políticas públicas en salud

170906 obesidad infantil interna

En julio del año en curso, la revista Obestiy Reviews publicó el suplemento titulado “Preventing Childhood Obesity in Latin America: An Agenda for Regional Research and Strategic Parternships”, el cual muestra los resultados clave del taller convocado por el Centro Internacional Fogarty del Instituto Nacional de Salud (NIH, por sus siglas en inglés), con el propósito de reducir las brechas que aún persisten sobre el tema de obesidad infantil en América Latina, en este taller participaron investigadores, tomadores de decisiones, implementadores de programas y defensores de la salud pública comprometidos con la prevención de este problema en la región.

Los artículos incluidos en esta publicación—en la que el Dr. Juan Rivera Dommarco, director general del Instituto Nacional de Salud Pública, participa tanto como editor invitado y coautor de tres de ellos— abordan el carácter multifacético de la prevención de la obesidad infantil e incluyen una evaluación de la situación actual a través de los datos y pruebas disponibles; un análisis de los elementos de traducción de conocimientos necesarios para las iniciativas de políticas basadas en la evidencia, y una revisión de la agenda de investigación que, de llevarse a cabo, lideraría la implementación de estrategias de prevención exitosas, así como la evaluación de la capacidad de investigación necesaria para abordar la obesidad en América Latina.

El objetivo de los trabajos incluidos en el suplemento mencionado es informar sobre el desarrollo de las colaboraciones multidisciplinarias y multisectoriales de investigación que son esenciales para la implementación de estrategias exitosas de prevención de la obesidad infantil en la región.

A continuación presentamos un breve resumen de las conclusiones de los artículos que conforman el suplemento, así como el enlace en el que pueden ser consultados de manera gratuita.

Accede a los siguientes apartados para que encuentres los enlaces de cada artículo.

Preventing childhood obesity in Latin America: an agenda for regional research and strategic partnerships

El desarrollo e implementación de intervenciones eficaces de prevención de la obesidad infantil a nivel poblacional requiere de la participación de múltiples disciplinas y sectores. Uno de los puntos fuertes de América Latina en el abordaje de este tema es la existencia de diversos grupos de académicos en centros y departamentos multidisciplinarios. Es esencial fomentar más la conformación de equipos multisectoriales y ampliarlos para incluir disciplinas como las comunicaciones, la economía y el análisis de políticas. Estos esfuerzos requieren de conocimientos especializados en el diseño y evaluación de intervenciones complejas, sintetizar las pruebas y avanzar en la aplicación.

http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/obr.12573/full

Nutrition status of children in Latin America

En América Latina coexisten la desnutrición y el sobrepeso entre los niños de las diferentes zonas y países de la región. La rápida urbanización ha promovido dietas que dependen de alimentos ricos en energía y pobres en nutrientes. Al mismo tiempo, los comportamientos sedentarios se han convertido en la norma entre los niños. Si no se toman medidas, las tasas de sobrepeso y los niños obesos seguirán aumentando. Se necesita una nueva agenda de investigación, acompañada de una traducción reforzada de la investigación en políticas y prácticas, y una mayor capacidad de investigación en la región, para hacer frente a esta creciente epidemia.

Asimismo, se hace evidente la necesidad de contar con estudios y resultados locales adecuados a la cultura del contexto en el que se pretenden implementar las estrategias preventivas que buscan frenar la creciente epidemia de obesidad en la región. Se necesitan, además, evaluaciones rigurosas para valorar el impacto de estas estrategias y guiar los ajustes que optimicen su efectividad.

http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/obr.12571/full

A research agenda to guide progress on childhood obesity prevention in Latin America

América Latina enfrenta importantes problemas de obesidad infantil relacionados con las tasas de obesidad que crecen rápidamente, así como una triple carga de desnutrición, malnutrición por micronutrientes y obesidad; desigualdades económicas y sanitarias, y limitados datos e infraestructura de salud pública relacionados con la prevención de la obesidad. Al mismo tiempo, los países latinoamericanos han adoptado algunas de las políticas de control de la obesidad más innovadoras del mundo, y el cuerpo de investigación sobre dieta y actividad física está creciendo rápidamente, al igual que la implementación de intervenciones de actividad física basadas en evidencia.

A partir de las fortalezas de la región, los investigadores latinoamericanos pueden aportar evidencia para desarrollar políticas efectivas, asegurar una buena evaluación de estas políticas, mejorar la diseminación de enfoques probados y trabajar en la implementación de intervenciones integrales y multinivel para controlar la epidemia de obesidad infantil durante la próxima década.

Dado el número de países que ya intentan concentrarse en intervenciones a gran escala (por ejemplo, impuestos, etiquetado, restricciones a la comercialización de los niños, reglamentación de alimentos y bebidas en las escuelas y promoción comunitaria de la actividad física), esta investigación conjuntamente con una investigación más básica, como trayectorias de crecimiento más saludables durante los primeros mil días de vida, contribuirá en gran medida a prevenir la obesidad infantil y las enfermedades no transmisibles relacionadas. La capacidad de investigación y la financiación específica en la región deben aumentarse para abordar este programa de investigación.

http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/obr.12572/full

Prevention of childhood obesity and food policies in Latin America: from research to practice

La experiencia en América Latina de implementar políticas de prevención de la obesidad basadas en impuestos a bebidas azucaradas, etiquetado de alimentos, regulación de los ácidos grasos trans que conducen a la reformulación del producto y la actividad física en espacios abiertos, tiene el potencial de beneficiar al resto del mundo. Es necesario realizar investigaciones sobre el impacto a corto y largo plazo de estas políticas antes de que se difundan en otros países. De hecho, la experiencia latinoamericana con políticas contra la obesidad basadas en el cambio del ambiente obesogénico y la promoción de los estilos de vida saludables son acciones que ya están siendo conocidas en el resto del mundo. El financiamiento de la investigación que apoya el desarrollo de las políticas y la evaluación del impacto de las políticas contribuye en gran medida a garantizar que los esfuerzos exitosos de la prevención de la obesidad infantil continúen.

http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/obr.12574/full

Research capacity for childhood obesity prevention in Latin America: an area for growth

Nuestros resultados sugieren que las publicaciones de investigación sobre la obesidad infantil están mejor desarrolladas en la literatura latinoamericana en comparación con aquellas que se enfocan específicamente en nutrición y actividad física. Además, sigue existiendo una alta dependencia de estudios observacionales y transversales con un enfoque descriptivo y correlacional. Esto es una indicación de que los países tienen un problema con la falta de capacidad necesaria para realizar investigaciones más complejas o todavía buscan entender la magnitud del problema y los factores asociados.

El número muy bajo de estudios de intervención y la casi ausencia de investigación de políticas publicadas sugieren un vacío en la capacidad de investigación para este tipo de estudios en América Latina. Además, sugiere que los esfuerzos de salud pública para la prevención de la obesidad en la región están trabajando con muy poca evidencia contextual sobre lo que será más efectivo en América Latina.

En general, existen señales de que el fortalecimiento de la capacidad, o por lo menos el conocimiento en la región sobre el tema de la obesidad infantil, está aumentando; esto puede verse en el creciente número de publicaciones desde 2010 con un aumento sustancial en 2014. Este aumento observado en 2014 puede deberse al aumento de la capacidad en la región. Sin embargo, se necesitarán más investigaciones para confirmar dicha suposición.

http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/obr.12579/full

 

170904 interna graduacion espm2017 g

El 1 de septiembre se llevó a cabo la Ceremonia de Graduación de los alumnos de la Generación 2017 de la Escuela de Salud Pública de México (ESPM) del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), en las instalaciones del INSP en Cuernavaca, Morelos.

El Dr. Juan Rivera Dommarco, director general del INSP, fue el encargado de dar las palabras de bienvenida a los 179 alumnos graduados de las diferentes especialidades, maestrías y doctorados que ofrece el Programa Académico de la ESPM, así como de agradecer la presencia de los doctores Enrique Ruelas Barajas, ex director de la ESPM, miembro del grupo fundador del INSP y padrino de la actual generación; Miguel Ángel Celis, director general del Instituto Nacional de Neurología; Simón Kawa Karasik, director general de coordinación y representante personal del Dr. Guillermo Ruiz Palacios, comisionado de los Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad; y Vesta Richardson, ex secretaria de Salud del estado de Morelos y actual colaboradora del INSP.

“La comunidad del INSP: profesores, investigadores, estudiantes, así como personal en general, somos herederos de una larga tradición en la formación de profesionales e investigadores de la salud pública de la que debemos sentirnos orgullosos”, recordó el director general del INSP, antes de hablar de los tres hitos que a su entender han marcado la historia de la ESPM: la creación de la escuela de salubridad -denominada posteriormente ESPM- en 1922; la creación del INSP -mediante la fusión del Centro de Investigación en Salud Pública (CISP), el Centro de Investigación sobre Enfermedades Infecciosas (CISEI) y la antigua ESPM- en enero de 1987, y el nombramiento de la Dra. Laura Magaña, como Secretaria Académica del INSP, en 2005, 83 años después de la fundación de la ESPM.

Respecto a los dos primeros, el Dr. Rivera destacó: “Desde sus orígenes, la ESPM ha sido una institución pionera en la formación de recursos humanos para la salud pública; la primera creada en América Latina y la quinta en el ámbito mundial”. La creación del INSP significó para la ESPM la fusión de la investigación y la docencia, así como el inicio de una etapa de modernización de la enseñanza, manteniendo su tradición y madurez de 65 años.

Sobre la gestión de la Dra. Magaña –recién nombrada Presidenta y CEO de la Asociación de Escuelas y Programas de Salud Pública (ASPPH) de los Estados Unidos– al frente de la Secretaría Académica durante el periodo 2006-2012, subrayó: “con su liderazgo, el INSP visualizó y concretó una nueva y moderna Escuela de Salud Pública, a través de la transformación de las prácticas educativas y los servicios ofrecidos a los estudiantes, la creación de nuevos programas, la renovación de los existentes y un proyecto de acreditaciones que posicionó al INSP entre las escuelas de salud pública de excelencia en los ámbito nacional e internacional”.

El Programa Académico del INSP atiende en la actualidad a más de 550 estudiantes en 30 programas de posgrado vigentes (un incremento porcentual del 82% en los últimos 10 años). En solo una década, las tasas de graduación han aumentado de menos del 50% hasta alcanzar en la actualidad el 80%.

A través de la educación continua se ha favorecido a más de 10 mil profesionales de la salud, capacitados en las modalidades presencial y virtual en este mismo período. De acuerdo con el director general del INSP, el centro virtual opera y evalúa más de 200 cursos en línea anualmente. “Fuimos la primera institución en desarrollar los Cursos en Línea Masivos y Abiertos. Actualmente, con esta plataforma la ESPM ha alcanzado a casi medio millón de personas”, destacó.

Entre los logros obtenidos por la ESPM se encuentra su certificación ante el Council on Education for Public Health (CEPH) como la primera escuela de salud pública acreditada fuera de Estados Unidos, obteniendo en la última evaluación la certificación de más alto nivel, además de que todos sus programas están acreditados por el CONACyT y la Red Europea de Instituciones de Educación Superior en Salud Internacional (TropEd), entre otras distinciones.

Asimismo, la presencia internacional de estudiantes en el INSP se ha fortalecido en el último lustro, periodo durante el cual el número de estancias de alumnos de Estados Unidos, Europa, Asia, Centro América y Sudamérica, pasó de 15 a 41.

“El Programa de Intercambio Académico permite a nuestros estudiantes realizar estancias en otras universidades extranjeras, para fortalecer y ampliar las competencias adquiridas en nuestra institución. Ejemplo de ello son las 45 estancias académicas logradas durante 2016, y las 39 realizadas en el periodo enero-agosto de 2017. Los países receptores de nuestros alumnos han sido: Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Cuba, Ecuador, España, Francia, Guatemala, Holanda, Inglaterra, Italia, Nueva Zelanda, Paraguay, Sudáfrica, Uruguay, y Estados Unidos de Norteamérica”, detalló el director general del INSP.

El Dr. Rivera Dommarco concluyó su mensaje recordándole a los graduados procedentes de 26 estados de la República Mexicana, así como de Bolivia, Honduras, Colombia y Estados Unidos, la misión del INSP: “Contribuir a la equidad social y a la plena realización del derecho a la protección de la salud a través de la investigación, la docencia y el servicio”, y conminándolos a trabajar en apego a valores éticos, con transparencia y sin incurrir en conflictos de interés, siempre guiados por la mejor evidencia científica disponible”. Como mensaje final el Dr. Rivera le recordó a los graduados en esta ceremonia: “Hoy el país los necesita y espera mucho de ustedes. ¡Lleven con orgullo el posgrado otorgado por el Instituto Nacional de Salud Pública y sigan acrecentando nuestro prestigio y poniendo el nombre de nuestra Escuela muy en alto!”.

Líneas discursivas del Dr. Rivera en la graduación 2017

Líneas discursivas del Dr. Ruelas en la graduación 2017

Ir a la galería

170816 Portal interna sage

El Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), en coordinación con la Organización Mundial de la Salud (OMS), están llevando a cabo el “Estudio Global sobre el Envejecimiento y la Salud del Adulto (SAGE-México)” en todo el territorio Mexicano, durante los meses de agosto y septiembre del año 2017.

SAGE es un estudio que se lleva a cabo de manera simultánea en seis países (China, Ghana, India, México, Federación Rusa y África del Sur) y cuyo objetivo es mejorar la comprensión, los efectos del envejecimiento en el bienestar y el estado de salud de las personas mayores de 50 años, así como conocer las tendencias y patrones que ocurren a través del tiempo.

En este operativo se están movilizando alrededor de setenta personas para realizar el levantamiento de la información. Se visitarán los hogares de todo el país y se obtendrá información sobre las condiciones de salud de las personas mayores, su desempeño físico, la cobertura y desempeño de los sistemas de salud e información socioeconómica y sociodemográfica.

 

El Dr. Juan Rivera Dommarco participó en estudio sobre programas de alimentación escolar

Los programas de alimentación escolar tienen el potencial de mejorar las dietas, el conocimiento nutricional y las prácticas de millones de escolares y sus comunidades. Así lo reveló el estudio Nutrir el futuro: programas de alimentación escolar sensibles a la nutrición en América Latina y el Caribe, realizado y coordinado por la Oficina Regional del Programa Mundial de Alimentos (PMA) para América Latina y el Caribe, en asociación con la Red Latinoamericana de Alimentación Escolar (La-RAE).

Y es que según este estudio —que contó con la participación del director general del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), Dr. Juan Rivera Dommarco, así como con la revisión del propio INSP— dichos programas constituyen hoy la red de protección social más socorrida a nivel mundial, toda vez que atienden a más de 90 millones de escolares todos los días, con recursos procedentes de los presupuestos nacionales, principalmente. Por tal motivo, los beneficios de estos programas, en salud y nutrición, son objeto de la mayor atención dentro del debate global acerca del hambre y la malnutrición, donde —de acuerdo con el documento mencionado— “las intervenciones específicas de nutrición deben ir de la mano de otras intervenciones para alcanzar su máximo potencial”.

“Las comidas escolares nutritivas, junto con la educación alimentaria y nutricional, y las medidas complementarias de salud, contribuyen al desarrollo infantil y a la reducción del hambre, mejorando la nutrición y fortaleciendo la capacidad de aprendizaje. Cuando además están vinculados a la agricultura familiar, los programas de alimentación escolar también pueden beneficiar a los pequeños productores agrícolas y a las economías locales, promoviendo la seguridad alimentaria y nutricional a largo plazo”, señala el documento.

El estudio del PMA y LA-RAE analiza la forma en que los programas nacionales de alimentación escolar abordan el hambre y la malnutrición, compartiendo las prácticas y experiencias de los países que puedan servir para orientar a programas de alimentación escolar sensibles a la nutrición en otros países. La información presentada en la publicación permite identificar enfoques de implementación e innovaciones, que podrían ser documentadas en mayor detalle en el futuro, y —en su caso— ampliadas y replicadas.

El análisis realizado busca proporcionar una visión de las principales características y tendencias regionales. La información cuantitativa fue recopilada a través de una encuesta, y complementada con datos secundarios de sitios web, estudios de casos, documentos legales y de políticas, líneas guías e informes y presentaciones de los diferentes países. Las instituciones gubernamentales, las oficinas de país del PMA, así como distintos expertos y aliados, proporcionaron información adicional y reflexiones analíticas por medio de entrevistas detalladas.

Un primer hallazgo del estudio muestra cómo los programas de alimentación escolar en la región han avanzado notablemente en varios aspectos en las últimas décadas, a pesar de lo cual el potencial nutricional de las comidas escolares es desaprovechado, pudiendo optimizarse mediante la inversión en los programas de gran escala existentes.

En particular, el estudio identifica seis áreas de intervención donde se encuentran oportunidades para el futuro, como son:

  1. Invertir en programas de alimentación escolar de calidad que maximicen su contribución a la nutrición, la educación y el desarrollo humano, mediante la promoción de enfoques que apunten a prevenir y combatir las deficiencias de micronutrientes, así como el sobrepeso y la obesidad, promoviendo hábitos alimenticios sanos durante toda la vida.
  2. Mantener un alto compromiso político y financiero para mejorar la calidad de la provisión de los servicios de alimentación escolar.
  3. Fortalecer los sistemas de monitoreo y evaluación para asegurar la eficacia de los programas de alimentación escolar.
  4. Lograr programas de alimentación escolar sensibles a la nutrición, consolidados dentro de sistemas nacionales de protección social y vinculados a otros instrumentos de protección.
  5. Promover la igualdad de género, así como formas renovadas de participación comunitaria y una mejor apropiación de los programas.
  6. Avanzar hacia alianzas innovadoras con el fin de lograr mejores resultados nutricionales.

La muestra principal del análisis está compuesta por los 13 países donde el PMA tiene presencia (Bolivia, Colombia, Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú y República Dominicana), además de incluir información sobre los tres programas de mayor amplitud y mejor establecidos de la región como son los de Brasil, Chile y México.

 

170727 interna dia mundial hepatitis

Contexto de la Hepatitis C en México

La hepatitis C es una enfermedad infecciosa hepática habitualmente crónica y progresiva causada por el virus de hepatitis C (VHC), cuya amplia heterogeneidad genética (existen seis genotipos y más de 50 subtipos del virus de hepatitis C) dificulta el desarrollo de vacunas. Este virus puede causar infección aguda o crónica, cuyas manifestaciones varían entre una dolencia leve y una enfermedad grave de por vida. Por lo general, la infección aguda es asintomática.

A nivel mundial, se estima que existen entre 130 y 170 millones de personas infectadas con el virus de la Hepatitis C, y que la carga de la enfermedad, lejos de disminuir, aumentará en los siguientes 10 – 15 años. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2015, el 75% de los pacientes a nivel global con Hepatitis C desconocía sufrir este padecimiento. Entre 1990 y 2010, la mortalidad relacionada con el VHC incrementó un 50%.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT), realizada por el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), en México, en 2012, existía una seroprevalencia de 0.16% en personas de 15 a 49 años, 0.18% en personas de 20 a 49 años, 0.24% en hombres y 0.09% en mujeres. Si se realiza el análisis por derechohabiencia, la seroprevalencia para Hepatitis C es mayor en derechohabientes del IMSS (1.5%) y del Seguro Popular (2.5%).

De acuerdo con la Dirección General de Epidemiología, desde el año 2000 a la fecha se notifican anualmente cerca de 23,000 casos de hepatitis virales en promedio, de los cuales el 8% corresponden a hepatitis C. Entre 2000 y 2014 se notificaron 27,249 casos de hepatitis C.

La cirrosis hepática (complicación tardía de la infección por VHC) continúa siendo una de las principales causas de mortalidad tanto en hombres (tercera causa de mortalidad en el año de 2005), como en mujeres (séptima causa). Más de la mitad de los casos son debidos a las formas crónicas de Hepatitis C y Hepatitis B.

La infección por el virus de la Hepatitis C, mientras tanto, constituye la segunda causa de hepatitis en adultos en México. Se estima que hay entre 1.4 y 1.7 millones de personas infectadas (anti-VHC positivos) a nivel nacional, y de estos, hasta 700,000 pueden presentar viremia activa y requerir tratamiento antiviral específico.

México ocupa el segundo lugar en Latinoamérica con mayor número de infectados por VHC (aproximadamente 1.6 millones de personas infectadas). De los pacientes seropositivos en nuestro país, el 65% tienen infección crónica, pero de estos solo el 30% sabe que tiene la enfermedad y solo el 0.6% recibe tratamiento.

Transmisión de la Hepatitis C

El virus de hepatitis C se transmite por vía sanguínea, generalmente por uso compartido de agujas al usar drogas inyectables o inhaladas, en entornos sanitarios, debido a la reutilización o la esterilización inadecuada de equipo médico; a través de transfusiones de sangre y derivados sanguíneos. El VHC se puede transmitir también por vía sexual y por vía perinatal. En la actualidad, otras vías de transmisión documentadas son exposición por el uso de pearcings y tatuajes y uso compartido de objetos personales de familiares infectados.

Aproximadamente del 15 al 45% de las personas infectadas eliminan el virus espontáneamente en un plazo de seis meses, sin necesidad de tratamiento alguno; el 55 al 85% restante desarrollarán infección crónica. Un 15 a 30% de los pacientes con infección crónica evolucionarán a cirrosis hepática en un plazo de 20 años. La hepatitis C constituye la causa más común de hepatitis crónica y cirrosis en el mundo.

Aportaciones del INSP al estudio y conocimiento de la Hepatitis C

A través de la Encuesta Nacional de Salud (ENSA) 2000 y de las ENSANUT 2006 y 2012 el INSP ha aportado el conocimiento epidemiológico de la seroprevalencia de hepatitis C a nivel poblacional. En 2000, por ejemplo, la ENSA reportó una prevalencia de hepatitis C de 1.4%, la cual era mayor en hombres (1.4%) que en mujeres (1.3%), sobre todo en mayores de 60 años de edad. Entre 2006 y 2009, la prevalencia nacional reportada fue del 0.7%; para 2012, la ENSANUT arrojó una prevalencia de 0.16% en personas de 15 a 49 años, 0.18% en personas de 20 a 49 años, 0.24% en hombres y 0.09% en mujeres.

Asimismo, entre enero del 2006 y diciembre del 2009, el INSP lideró un estudio a nivel nacional donde se evaluó la seroprevalencia y prevalencia del VHC, así como la frecuencia de características de riesgo y la correlación genotípica con la carga viral, en 112,226 adultos asistentes a clínicas de medicina familiar. De acuerdo con este estudio, la seroprevalencia de VHC fue de 1.5%, de los cuales 60.9% reportó haber tenido alguna transfusión sanguínea previa; 28.3%, contar con familiares cercanos con cirrosis; 25.2%, tener tatuajes o piercings, y 6.9%, ser usuario de drogas intravenosas. Los estudios del INSP muestran que cerca de la mitad de individuos seropositivos están infectados crónicamente, por lo que esta infección constituye un problema emergente de salud pública en México.

El INSP también ha contribuido en estudios de farmacogenómica de Hepatitis C, y participado en el consorcio liderado por el Instituto para la Medición y la Evaluación de la Salud (IHME, por sus siglas en inglés), que dirige el proyecto de la Carga Mundial de la Enfermedad. De acuerdo con esta evaluación, la carga de la enfermedad por cirrosis hepática en México es muy alta: en 2013 la cirrosis hepática por hepatitis C constituyó la octava causa de muerte en personas de 15 a 49 años. La tasa de mortalidad por cirrosis por VHC aumentó un 32.8% entre 2000 y 2013, en especial en personas mayores de 70 años, grupo etario en el que aumentó un 26.4%, mientras que en personas de 15 a 49 años, disminuyó un 6.7%, y en personas de 50 a 69 años se mantuvo estable. México ocupa el cuarto lugar en el mundo en mortalidad por cirrosis por el VHC, con una tasa de mortalidad de 12.55, solo superada por Ucrania (13.09), Moldova (33.9) y Egipto (38.13).

El liderazgo que tiene el INSP en el desarrollo de estudios poblacionales, los cuales ofrecen un panorama epidemiológico del comportamiento de la enfermedad en la población, por ejemplo las ENSA y ENSANUT, le ha valido el reconocimiento como institución líder de opinión tanto en foros gubernamentales como académicos y de la industria farmacéutica, haciendo que la tasa de retorno de su investigación en epidemiología de hepatitis C sea alta.

Coalición para el estudio de la Hepatitis C

En 2015 se conformó la Coalición para el estudio de la Hepatitis C, conformada por un grupo interdisciplinario de expertos en las áreas clínica y epidemiológica de las enfermedades del hígado en general y de las hepatitis virales. En esta coalición participan organismos e instituciones como el INSP, la Fundación Nacional para la Salud Hepática (Fundhepa), el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ), el Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH y el Sida (CENSIDA), el Centro Nacional de la Transfusión Sanguínea, la Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud de la Secretaría de Salud, el Consejo de Salubridad General, el IMSS, el Hospital Ángeles del Pedregal y la Asociación Mexicana de Hepatología.

Entre noviembre de 2015 y marzo de 2016 este grupo, liderado por la doctora Margarita Dehesa Violante, el doctor Enrique Wolpert y el doctor David Kershenobich Stalnikowitz, elaboró un documento destinado a apoyar a las autoridades del sistema de salud mexicano para la definición de las líneas de acción y estrategia del Plan Nacional de Prevención y Control de la Hepatitis C, entre cuyo contenido se desprenden las siguientes recomendaciones:

  1. Que la Secretaría de Salud reconozca a la Hepatitis C como un problema de salud pública y como enfermedad que ocasiona gastos catastróficos, a fin de que sean destinados recursos específicos para la actualización del personal de salud y la educación de la población general en relación a la Hepatitis C, así como para intensificar el diagnóstico y el tratamiento con las nuevas moléculas antivirales y el seguimiento de pacientes con Hepatitis C en México.
  2. Implementar un flujograma de acciones específicas del sistema de vigilancia de nuevos casos de Hepatitis C en México, donde se especifiquen las responsabilidades de cada institución de salud.
  3. Definir estrategias y líneas de acción específicas para la prevención, detección oportuna, reducción del daño y manejo de casos de Hepatitis C en poblaciones que presentan mayores factores de riesgo asociados con el VHC.
  4. Establecer un mecanismo de seguimiento puntual y referencia de los casos positivos de Hepatitis C que se detecten dentro del sistema de vigilancia, con la evaluación del daño hepático para que tengan acceso oportuno al tratamiento.
  5. Garantizar el acceso a tratamiento de todos los pacientes con Hepatitis C detectados a través del Sistema de Vigilancia Epidemiológica en las diversas instituciones de salud, con el tratamiento disponible y con el acceso a las nuevas moléculas anti Hepatitis C, con base en las recomendaciones internacionales.
  6. Actualizar las guías de práctica clínica en el manejo de la Hepatitis C en México, de acuerdo al advenimiento de nuevas moléculas más seguras y eficaces.
  7. Contemplar recursos tanto humanos como financieros para el mantenimiento del sistema de vigilancia de los nuevos casos de Hepatitis C en México.
  8. El Plan Nacional de Prevención y Control de Hepatitis C debe tener un alcance suficiente para garantizar la obligatoriedad y el compromiso de las instituciones afiliadas al sistema de salud pública y también a las instituciones u organismos médicos privados de México, para cumplir con los mandatos establecidos dentro del Sistema de Vigilancia de nuevos casos de Hepatitis C en México.
  9. Establecer un área o institución rectora que sea la responsable de verificar y coordinar el cumplimiento del Plan Nacional.
  10. Desarrollar campañas masivas de comunicación para informar a los trabajadores de la salud y a la población general sobre las características de la enfermedad y sus factores de riesgo.
  11. Actualización médica continua en el diagnóstico y manejo de la Hepatitis C, con énfasis en los médicos de primer contacto y estudiantes en las facultades de medicina a lo largo del país.
  12. Con el fin de tener una mayor precisión de causas de mortalidad por complicaciones de Hepatitis C, es altamente recomendable la obligatoriedad de incluir en los certificados de defunción la etiología de la complicación. Por ello es importante que la infección por el VHC se defina como enfermedad prioritaria para llegar a un mejor manejo de la información en toda la cadena de atención.
Prevención y tratamiento de la Hepatitis C

El Programa Nacional de Acción Específico para la Prevención, Diagnóstico y Tratamiento de la Hepatitis C (PAE) fue presentado en el último trimestre de 2016, y de entonces a la fecha se encuentra en proceso de gestión y cabildeo político para su implementación. Cuenta con una estructura programática basada en cinco líneas: promoción de la salud; vigilancia epidemiológica; atención a poblaciones en mayor riesgo y situación de desigualdad; atención integral, y calidad de la atención, investigación y formación de recursos humanos.

La reducción en la mortalidad asociada al VHC está ligada al diagnóstico oportuno y acceso al tratamiento. Para que el tratamiento del VHC modifique la carga que este virus representa para el sistema de salud no basta con que se tengan tratamientos más eficaces que logren tasas de respuesta viral sostenida mayores, sino que se necesita aumentar el número de personas diagnosticadas y que tengan acceso al tratamiento. Para ello es indispensable contar con políticas públicas de tamizaje para detectar a los pacientes infectados y tratarlos antes de que ocurran complicaciones.

 

Chécate esta infografía

 

La violencia incrementa el riesgo cardiovascular en las mujeres

Este jueves 17 de agosto la revista científica Journal of the American Heart Association publicó los resultados del estudio Exposure to Violence and Carotid Artery Intima-Media Thickness in Mexican Women, el cual lideraron investigadores del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP). De acuerdo con este estudio, las mujeres mexicanas que experimentan violencia en la edad adulta pueden estar en mayor riesgo de sufrir un ataque cardíaco y accidente cerebrovascular. Las mujeres que participaron en esta investigación son parte del Estudio de Salud de las Maestras (ESMaestras), un trabajo a largo plazo que incluye a más de 115 mil maestras mexicanas.  Sin embargo, este análisis contempla únicamente a 634 mujeres que participaron en un subestudio en los estados de Chiapas y Yucatán.

El estrés es conocido por aumentar la frecuencia cardíaca y la presión arterial, a través del sistema nervioso autónomo, además de intensificar la actividad de la médula ósea, conduciendo a un aumento de la inflamación arterial. Todos estos mecanismos pueden contribuir a la disfunción endotelial y promover la aterosclerosis y sucesos de enfermedades cardiovasculares.

A través de la medición del grosor de la arteria carótida (arteria principal en cada lado del cuello que lleva la sangre al cerebro), mediante imágenes de ultrasonido, el equipo del Dr. Martín Lajous  evaluó la asociación entre la exposición a la violencia y la enfermedad cardiovascular en 634 maestras, con un promedio de edad de 50 años, libres de enfermedad.

Del total de las mujeres participantes, casi el 40% informó haber sido víctima de asalto, maltrato físico o violación, en algún momento de su vida, o haber atestiguado actos violentos cometidos en contra de otros. La prevalencia de violencia sexual fue del 7,1%; y la de violencia física fue del 23,5% (7,7% reportaron violencia sexual y física).    

La exposición a la violencia física se produjo con mayor frecuencia fuera del hogar cometida por un extraño (13,1%), aunque cerca del 9% de las mujeres denunciaron violencia física en el hogar cometida por un familiar, y 1.7% reportó incidentes violentos por parte de un extraño y un miembro de la familia.

De acuerdo con los resultados del ultrasonido, las mujeres expuestas a la violencia mostraron en promedio un mayor riesgo de estrechamiento de las arterias carótidas, lo cual puede incrementar el riesgo de un ataque al corazón o un derrame cerebral.

En comparación con las mujeres que no reportaron violencia, las que sí estuvieron expuestas mostraron mayor propensión a la separación o divorcio, ser posmenopáusicas y fumadoras. La prevalencia de hipercolesterolemia y obesidad fue mayor en las mujeres que reportaron violencia en comparación con aquellas que no.

Asimismo, el estudio mostró una mayor prevalencia de comportamientos no saludables (historias de tabaquismo y obesidad) en las mujeres que sufrieron exposición a la violencia, en comparación con las no expuestas. Los comportamientos no saludables mostrados podrían revelar otro mecanismo potencial que vincula la exposición a la violencia con la salud cardiovascular.

Estudios previos que han evaluado el impacto de la exposición a la violencia en el riesgo cardiovascular, se han centrado principalmente en la violencia doméstica, sin ocuparse directamente de la violencia experimentada fuera del hogar.

Entender el impacto de la violencia en la salud cardiovascular permitirá conocer los factores de riesgo adicionales para las enfermedades cardiovasculares, así como ayudar a obtener apoyo adicional para las políticas de prevención de la violencia contra grupos vulnerables como lo son las mujeres y los niños.

Los nuevos hallazgos indican claramente que la violencia es un problema de salud pública en México, incluyendo la violencia hacia los niños. Cerca del 13% de las mujeres en el estudio dijeron que experimentaron violencia antes de los 16 años de edad. Aunque el estudio —que contó con el financiamiento del CONACyT y de AstraZeneca— no encontró un vínculo significativo entre la violencia durante la niñez y el riesgo cardiovascular, otros estudios lo han hecho.


Políticas de Privacidad | Comentarios sobre este Sitio Web
INSTITUTO NACIONAL DE SALUD PÚBLICA, MÉXICO - DERECHOS RESERVADOS © 2017
Universidad No. 655 Colonia Santa María Ahuacatitlán, Cerrada Los Pinos y Caminera C.P. 62100, Cuernavaca, Morelos. México   Tel. (777) 329 3000