El Instituto Nacional de Salud Pública...... es referencia obligada para diseñar y evaluar políticas públicas en salud

180628 interna analisis datos fuentes abiertas

El CISEI invita a la comunidad académica al seminario “Análisis de datos y el uso de fuentes abiertas en la investigación”, el cuál será impartido por el Mat. Guillermo Garduño Hernández y la MC Paulina Preciado López. El evento tendrá lugar el jueves 5 de julio, a las 12:00 horas, en el Aula Magna del INSP, en Cuernavaca.

Resumen del seminario

Charlaremos sobre aplicaciones interesantes de técnicas de análisis de datos y matemáticas, así como sobre los nuevos canales para obtener información, y los enfoques interdisciplinarios que reúnen matemáticos, ingenieros y médicos para abordar y analizar problemas en diferentes áreas de la salud y externas.

Acerca de los ponentes

Mat. Guillermo Garduño Hernández

Estudió Matemáticas Aplicadas en el Instituto Tecnológico Autónomo de México y cursó el diplomado “Dynamic Network Analysis and Computational Organization Theory” en Carnegie Mellon University. Ha sido miembro fundador de diversas empresas relacionadas con la obtención, procesamiento y análisis de datos de fuentes abiertas.

En 2011 fundó Sinnia, con el objetivo de obtener, procesar y analizar la información de fuentes abiertas, medios digitales y sociales. Actualmente es director en Sinnia y coinvestigador del EPSRC Centre for Mathematics of Precision Healthcare del Imperial College London. En conjunto con investigadores de reconocidas universidades como Oxford University, Imperial College London y University of Limerick, ha publicado las siguientes investigaciones:

MC Paulina Preciado López

Es licenciada en Matemáticas Aplicadas por el ITAM y maestra en ciencias en Estadística Aplicada por la Universidad de Oxford. Su primer trabajo fue en 2007, como analista en el Instituto Nacional de Salud Pública, en la encuesta nacional de adicciones y la caracterización sociodemográfica de las primeras 5,000 interrupciones legales de embarazo. Desde 2008 ha trabajado como analista y coordinadora de proyectos que involucran datos en diversas áreas como investigación clínica, encuestas, investigación de mercados e inteligencia de negocios. Fundó geek end en 2015. Actualmente es socio de Sinnia.

 

180615 interna Maltrato a adultos mayores

El maltrato de las personas mayores constituye un problema social que afecta la salud y los derechos humanos de millones de personas mayores en todo el mundo. De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), uno de cada seis ancianos a nivel mundial sufre de algún tipo de abuso (1).

Definido por la OMS como un acto único o repetido que causa daño o sufrimiento a una persona de edad, o la falta de medidas apropiadas para evitarlo, que se produce en una relación basada en la confianza, y puede adoptar diversas formas que van del maltrato físico, psíquico, emocional o sexual hasta el abuso de confianza en cuestiones económicas; el maltrato de los ancianos más generalizado es el psicológico, el cual se manifiesta por medio de insultos, humillaciones e incluso restricciones para convivir con sus familias.

Se estima que entre 2015 y 2030 el número de adultos mayores se incrementará sustancialmente en todo el planeta (especialmente en las regiones en vías de desarrollo), y con él, el de los abusos de los que esta población es víctima. Asimismo, se prevé que para el año 2050, la cantidad de personas mayores de 60 años se duplicará llegando a 2000 millones. De mantenerse el aumento de las cifras de abusos, la OMS calcula en 320 millones el número de personas de la tercera edad afectadas(2).

En virtud de lo anterior, en su resolución 66/127, La Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 15 de junio como Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez.

Si bien el maltrato de las personas mayores constituye un tabú y continúa siendo uno de los tipos de violencia menos tratados en los estudios que se llevan a cabo a nivel nacional, y de los de menor abordaje en los planes de acción, ha comenzado a ganar visibilidad en todo el mundo.

Muestra de ello es lo que sucede en el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), donde el asunto de Adultos Mayores constituye uno de los temas de estudio que desarrolla la Línea de Investigación de Salud y Grupos Vulnerables, para quienes la desprotección social en la que vive la población de adultos mayores constituye un factor determinante del empobrecimiento de la familia, sobre la cual frecuentemente recae la responsabilidad del cuidado de los ancianos.

De acuerdo con los investigadores de este grupo de trabajo, la situación del adulto mayor en México se caracteriza por la intersección entre las problemáticas de salud asociadas a la vejez, el género y la pobreza en un contexto de escasa protección institucional y profundas desigualdades sociales que se observa tanto en entornos rurales como urbanos. Y el acelerado crecimiento de la población de adultos mayores representa una problemática para los diferentes sectores gubernamentales, debido a que no se ha desarrollado ni la infraestructura necesaria para garantizar el bienestar de este sector de la población, ni la capacidad humana para atender profesionalmente sus muy diversas demandas.

Según esta área de investigación del INSP, el envejecimiento poblacional en América Latina se caracteriza por la coexistencia de enfermedades crónico- degenerativas, enfermedades transmisibles y desnutrición, cuya mezcla representa un riesgo desconocido, en cuanto a la discapacidad que puede presentar la población que sobrevive hasta edades avanzadas, y la respuesta de los sistemas de salud para enfrentar la carga asociada con este triple desafío.

En virtud de ello, la investigación sobre adultos mayores que realiza el grupo de trabajo ad hoc del INSP tiene como objetivo identificar y entender cómo operan las determinantes sociales de la salud que impactan a los adultos mayores, especialmente los que viven en contextos de pobreza, para elaborar recomendaciones en torno a intervenciones, programas y políticas, y así contribuir a la reducción de la vulnerabilidad en este grupo poblacional.

Las áreas de investigación con Adultos Mayores desarrolladas por este grupo son: el diseño de modelos de atención específicos para esta población; el estado de salud y acceso a servicios en ancianos viviendo en pobreza; la evaluación de programas dirigidos a adultos mayores, y la identificación de necesidades de adultos mayores indígenas.

Entre los múltiples proyectos desarrollados por el grupo de trabajo destacan, entre otros, los siguientes: Implementación y evaluación de un modelo integrado para la atención del adulto mayor maltratado; Diagnóstico sobre las condiciones de vida y bienestar de los beneficiarios del componente para adultos mayores (AM) del Programa Oportunidades; Diseño metodológico y levantamiento de línea basal para la medición del impacto del Programa de adultos mayores de 70 años y más en zonas rurales; Envejecimiento, pobreza y salud en población urbana; Estudio sobre el envejecimiento cognitivo (MEX-COG) vinculado al estudio nacional de salud y envejecimiento en México (ENASEM); Estudio sobre el envejecimiento global y la salud del adulto; Estudio sobre el envejecimiento global y la salud del adulto (SAGE): SAGE México, Ronda 2; Impacto económico de la dependencia física en los adultos mayores y estimación de la carga asociada a los cuidados informales.

Fuentes:

  1. Organización Mundial de la Salud. Maltrato de las personas mayores. [Internet] [Consultado 11 jun 2018].Disponible en:
    http://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/elder-abuse
  2. Idem

180607 Interna seminario estatal coeval

El objetivo de una evaluación es el de identificar dónde es posible mejorar el diseño de un programa de desarrollo social, así como la medición de sus procedimientos y el monitoreo del impacto de políticas públicas, para crear una agenda de mejoras. Cada evaluación contiene sus propuestas y sugerencias, que se trabajan con el personal de toma de decisiones. Así informó la Dra. Cristina Amescua, del comité técnico de la Comisión Estatal de Evaluación del Estado de Morelos (COEVAL), en el 4to Seminario Estatal: “Evaluar para incidir en las políticas y programas de desarrollo social”, que tuvo a bien celebrarse el martes 5 de junio, en el auditorio Guillermo Soberón del Instituto Nacional de Salud Pública, como adherencia al marco de la Semana de la Evaluación en América Latina y El Caribe.

Este evento estuvo dirigido a académicos, estudiantes, investigadores, servidores públicos, organizaciones civiles y medios de comunicación, y contó con la asistencia de tomadores de decisiones, que son “quienes deben apropiarse de los resultados de estos ejercicios”, según comentó la Dra. Hortensia Reyes Morales, directora del CENIDSP-INSP

El seminario se dividió en tres bloques principales: un Conversatorio sobre la Importancia del Monitoreo y la Evaluación en la Reconstrucción por el sismo del 19S, un Diálogo sobre el uso efectivo de los resultados de la Evaluación en el Desarrollo Social, y un Panel sobre los Sistemas de Monitoreo y Evaluación, en lo Subnacional y su Aporte al Desarrollo Social.

El Dr. Juan Pablo Gutiérrez, presidente del Comité Técnico de la COEVAL, destacó la importancia del Monitoreo y Evaluación, los cuales permiten el diálogo entre quienes toman las decisiones, integrantes del gabinete del Estado, y quienes desarrollan y aplican las evaluaciones. Asimismo, habló sobre la Estrategia Estatal de Reconstrucción “Unidos por Morelos”, y de cómo esta busca la sistematización de procesos ante la necesidad de las poblaciones afectadas por el sismo del 19S. Su objetivo es organizar y esquematizar la información recabada en el diseño de una estrategia con el propósito de regresar a la población a las condiciones de vida que tenía antes del terremoto, incluyendo en las reglas operativas que las viviendas nuevas que se están construyendo como parte de la respuesta, cuenten con mejores condiciones que permitan evitar carencias de infraestructura, asegurando mecanismos de consulta y participación de la sociedad civil.

Paola Palacios, coordinadora del Programa de Transparencia Mexicana, habló de la importancia del monitoreo de recursos, para identificar hacia dónde se dirigen las donaciones para la reconstrucción, y así dar certidumbre del destino de los fondos, que deberían siempre ofrecerse en formatos de Datos Abiertos.

Por su parte, la Mrta. Mónica Martínez, del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el cual tiene por meta que los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) se cumplan y puedan ser más realistas en los países, resaltó el ejercicio de la gestión del conocimiento que se genera a raíz de las evaluaciones, evidencia que puede incentivar el uso de estos resultados para mejorar los instrumentos que ayudan a un programa a mejorar su diseño e implementación.

De acuerdo con el Mtro. Edgar Martínez, hay tres tipos de evaluaciones, las que evalúan la calidad del diseño de los programas y políticas, las que miden los procesos y resultados de estos, y las que monitorean su impacto. El reto es hacer uso de los resultados de la evaluación para mejorar y actualizar los programas y políticas públicas. A este respecto, la Mtra. Paola Gadsen dijo que, para que se puedan usar de manera efectiva los hallazgos de las evaluaciones, hay que construir todo un andamiaje previo: diseño y medición de indicadores, capacitación a los funcionarios y reasignación de recursos. Y la Dra. Gabriela Pérez destacó un reconocimiento formal del monitoreo y evaluación, para que existan leyes que dicten que estos procedimientos son un elemento esencial para la toma de decisiones, y de esta forma haya una planeación y metodología explícita con el uso de las recomendaciones de las evaluaciones.

La relevancia del Monitoreo y Evaluación se divide en cuatro rubros: 1) informar el diseño de un programa o política orientado a resultados, para que su implementación sea basada en evidencia y, por tanto, justificada; 2) visibilizar los retos, a través de la medición de indicadores que permitan realizar ajustes tanto al diseño como a los procedimientos; 3) promover la transparencia para dar certidumbre de los procesos y destinos de financiamiento; y 4) socializar los resultados para que sean de conocimiento público y se incentive la participación ciudadana.

Partiendo de los principales retos, como el hecho de lograr que las evaluaciones se consideren un componente estratégico de las políticas públicas, o que se cuente con el tiempo y recursos suficientes, y muchos de los actores involucrados entiendan la importancia de evaluar y no lo vean como una amenaza, se puede concluir que los aspectos políticos de la evaluación plantean dificultades más grandes que los aspectos técnicos como la planeación, la metodología o la identificación de indicadores útiles. De ahí que el uso efectivo de los hallazgos es el reto más importante a superar ante restricciones presupuestales, temporales y de disponibilidad de datos. Así lo mencionó el Dr. Adolfo Martínez Valle, Director General de Evaluación del Desempeño de la Secretaría de Salud Federal.

Ante este panorama, los elementos que se han quedado más rezagados son aquellos que tienen que ver con criterios para la creación de programas nuevos, padrones de beneficiarios y la transparencia de los presupuestos. Y en los que más se ha avanzado es la implementación de leyes de desarrollo social y su difusión.

En lo que respecta a Morelos, ascendido del lugar 29 en 2011, a la posición 7a a nivel nacional en 2017, en crecimiento en el índice de Monitoreo y Evaluación, entre más de 80 propuestas de 23 entidades federativas y 8 municipios, logrando el reconocimiento en Buenas Prácticas de Monitoreo y Evaluación de Programas Sociales del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL).

180613 emailing calidad educativa

SESIÓN VIRTUAL

Tema: Conversaciones sobre la calidad educativa en estudios de posgrado
Organizador: Audiovisual1 - INSP
Fecha: miércoles, 27 de junio de 2018
Hora: 12:00 pm, Horario de verano de México (Ciudad de México, GMT-05:00)

Número de la sesión: 926 893 150
Contraseña de la sesión: insp123

-------------------------------------------------------
Para entrar a la sesión de capacitación
-------------------------------------------------------

  1. Vaya a https://insp.webex.com/insp/k2/j.php?MTID=t213c9edd7d7b5d14ff98750335fa3b66
  2. Introduzca su nombre y dirección de correo electrónico.
  3. Introduzca la contraseña de la sesión: insp123. .
  4. Haga clic en "Entrar ahora".
  5. Siga las instrucciones que aparecen en la pantalla.

Para ver en otras zonas horarias o idiomas, haga clic en el enlace
https://insp.webex.com/insp/k2/j.php?MTID=tf10df7a4c2550fb9c28f27a5536e81aa

--------------------------------------------------------------------------
Para entrar en la sesión por teléfono únicamente
--------------------------------------------------------------------------
Utilizar solamente VoIP

 

180612 interna diplomacia salud global


Un primer acercamiento a la Diplomacia en Salud Global

La Diplomacia en Salud Global (DSG) ha aparecido recientemente como un campo de estudio y formación bien diferenciado. Todavía no existe una definición indiscutible de su conceptualización, sin embargo, podemos identificar sus diferentes elementos constituyentes: la DSG constituye la vinculación entre asistencia sanitaria internacional y relaciones políticas internacionales. Muchas definiciones destacan que las negociaciones son el núcleo de la DSG y que existen múltiples niveles de estas con la participación de diversos actores.

La Salud Global es una disciplina cuyo propósito es formar, investigar y actuar respecto a problemas, determinantes y soluciones de carácter transnacional para mejorar la salud y la equidad en la salud a nivel mundial. Por su parte, la Política Exterior se define como el conjunto de las decisiones públicas que toma el gobierno de un Estado, en función de los intereses nacionales y en relación con los demás actores del sistema internacional de un país. Debido a que los objetivos de ambas disciplinas son similares, y a menudo encuentran puntos de intersección, existen aún discusiones sobre si el propósito final de la Diplomacia en Salud Global, debería ser cumplir los objetivos de Política Exterior o los objetivos de Salud Global. Dirigir los esfuerzos hacia una u otra definiría las estrategias para conseguir estos objetivos, siempre que no se puedan promover ambos simultáneamente.

Los retos en salud, especialmente aquellos relacionados con las pandemias, que son nuevas amenazas en el terreno internacional, suponen que los gobiernos sólo pueden enfrentarlos a través de la cooperación con otros actores. Este es un hecho reconocido desde, al menos, 1851, año en el que se realizó la primera Conferencia Sanitaria Internacional, en la cual doce países se reunieron en Francia para encontrar una solución colaborativa, más allá de las fronteras, ante la propagación del cólera, la peste y la fiebre amarilla, amenazas que crecían rápidamente debido a la aceleración del comercio intercontinental y la migración.

Perspectiva nacional: Situación actual de la DSG en México

El Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) cuenta con un programa en Salud Global, coordinado por la Dra. Nelly Salgado Snyder, a través del cual, en abril pasado, expertos en DSG fueron invitados como panelistas para analizar la situación actual en México a este respecto, con intervenciones de la comunidad académica e institucional. Las conclusiones a las que llegaron el embajador Walter-Astié; la directora general de Relaciones Internacionales de la Secretaría de Salud, Hilda Dávila; y la titular del Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad, Martha Juárez; con la moderación del panel por el Director General Adjunto del Centro de Investigación en Sistemas de Salud (CISS-INSP), el Dr. Ricardo Pérez Cuevas, fueron las que a continuación se describen:

La transversalidad de los temas en salud exige poder coordinarse con otras áreas y sectores. La Secretaria de Salud de México, a través de su departamento de relaciones internacionales, participa en las principales organizaciones multilaterales relacionadas con la salud, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre otras, para la cooperación de manera estructurada en los organismos de gobernanza que poseen estas instituciones. Sin embargo, hay un elemento básico para la DSG que México no ha probado todavía, de acuerdo con el embajador Astié, hace falta entrelazar la línea de salud en las relaciones exteriores, en un conocimiento más amplio y más moderno.

En los últimos años se ha activado una visión plenamente economicista de las relaciones internacionales: Tratado de Libre Comercio (TLC), comercio internacional, finanzas, inversión, etc., y se han marginado muchos otros temas; es por ello que resulta un reto promover la idea de que la salud es un asunto de política exterior. Debido a esta reducida perspectiva —que no favorece a la construcción de estrategias en DSG para la consecución de, por ejemplo, la Cobertura Universal en salud que propone la OMS— el papel de la cancillería nacional ha sido básicamente reactivo, pues ha tenido que estar actuando para intervenir en los brotes epidemiológicos en lugar de contar con agregados en salud en la Secretaría de Relaciones Exteriores, que estén permanentemente monitoreando cómo evolucionan las epidemias para poder prevenirlas antes de que se salgan de control. El reto es, también, poder trabajar de manera intersectorial y planificada.

Los gobiernos se decantan por intereses económicos trasnacionales que están regulando la globalización en los mercados, debido a esto, la así llamada agenda de “nueva diplomacia”, surgida a finales del siglo pasado, se caracteriza por el cada vez más importante papel que desempeñan los actores no gubernamentales. En México, las organizaciones de la sociedad civil son consideradas en muchas ocasiones como coadyuvantes que impulsan las políticas públicas, colocando en las agendas temas como la salud sexual y reproductiva, migración, inequidades, grupos de vulnerabilidad, entre otros. En este sentido, las asistencias técnicas de los profesionales que aportan el conocimiento científico para la toma de decisiones, apoyados por la importante contribución de las Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) y sociedad civil, juegan un papel preponderante en el acompañamiento directo a las negociaciones de los acuerdos que vinculan la participación internacional.

La globalización está contribuyendo a la aparición de nuevas amenazas en salud, retos polifacéticos y complejos, y está consiguiendo que los Gobiernos sean cada vez más conscientes de los beneficios que traen consigo los niveles altos en salud global y, a la inversa, del importante riesgo que puede suponer no enfrentarse a ciertos retos de cooperación, en un esfuerzo transversal.

180606 interna Golpe de calor

Durante las temporadas de calor, los riesgos a la salud derivados de complicaciones como son la deshidratación —causada por enfermedades producidas por exposición excesiva al calor ambiental— o la insolación —lesión térmica asociada al ejercicio y calambres—, aumentan debido a que se presentan cambios en el comportamiento de las personas que las hacen más susceptibles a estos padecimientos.

El “golpe de calor”, por ejemplo, es un cuadro médico que se produce cuando la temperatura corporal se eleva por encima de 39.4° centígrados, ya sea por efecto de la condición ambiental o por actividad física vigorosa, en la que el organismo es incapaz de regular su temperatura, y constituye una de las consecuencias de la exposición a altas temperaturas por tiempos prolongados.

Síntomas

Entre los síntomas más importantes del golpe de calor se encuentran: el mareo, la sudoración (excesiva, al principio; ausente, después), el enrojecimiento y sequedad de la piel, fiebre con temperatura desde 39 a 41°C, comportamiento inadecuado (como quitarse la ropa sin importar el lugar), aceleración del ritmo cardíaco con latido del corazón débil, dolor de cabeza y ataques con convulsiones.

Prevención

Para evitar su manifestación, la Secretaría de Salud recomienda permanecer en lugares frescos, a la sombra y ventilados; utilizar gorra o sombrero, lentes de sol, sombrilla y protector solar; lavar las manos frecuentemente con agua y jabón, antes de comer, servir y preparar alimentos, y después de ir al baño. También se recomienda evitar el consumo de alimentos en la calle.

Es aconsejable para evitar daños a la salud durante la temporada de calor: beber agua (embotellada, hervida o desinfectada) para mantener el cuerpo hidratado; evitar la exposición al sol por periodos prolongados (especialmente entre las 11:00 y las 15:00 horas, rango en el que la temperatura alcanza sus niveles más altos); utilizar ropa ligera y de colores claros.

Cabe recordar que tanto las niñas y niños menores de seis años, como los adultos mayores de 65 años, personas con sobrepeso, deshidratadas, con problemas en las glándulas sudoríparas y enfermas del corazón, representan los grupos de la población más vulnerables a sufrir dicho fenómeno —golpe de calor—.

Fuente:

Comunicado de prensa Núm. 221, Secretaría de Salud federal.



Políticas de Privacidad | Comentarios sobre este Sitio Web
INSTITUTO NACIONAL DE SALUD PÚBLICA, MÉXICO - DERECHOS RESERVADOS © 2017
Universidad No. 655 Colonia Santa María Ahuacatitlán, Cerrada Los Pinos y Caminera C.P. 62100, Cuernavaca, Morelos. México   Tel. (777) 329 3000