El Instituto Nacional de Salud Pública...... es referencia obligada para diseñar y evaluar políticas públicas en salud

El Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) llevó a cabo la presentación oficial del libro La obesidad en México. Estado de la política pública y recomendaciones para su prevención, una continuación de la publicación de hace seis años Obesidad en México. Recomendaciones para una política de Estado, como parte de las actividades especiales dentro del Congreso SLAN 2018.

En su calidad de director general del INSP, el Dr. Juan Rivera Dommarco, también presidente de la Sociedad Latinoamericana de Nutrición (SLAN), dio a conocer que esta nueva publicación da continuidad al libro Obesidad en México publicado en el 2012, cuya postura fue asumida por la Academia Nacional de Medicina (ANM) de México y sirvió para el diseño e implementación de políticas públicas para enfrentar la epidemia de sobrepeso por parte del gobierno federal mexicano que está por terminar.

Hace dos años, al entonces presidente de la ANM, Enrique Graue Wiechers, ahora rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), le expresó la necesidad de actualizar la información contenida en ese libro. De esta manera se inició la preparación de la nueva obra.

El Dr. Rivera Dommarco detalló que “hay dos novedades en este trabajo: la importancia en los primeros meses de vida en los que se desarrollan las preferencias por los alimentos. También quisimos incursionar en el sistema alimentario: desde la producción, abasto, comercialización, mercadotecnia, hasta el consumo, porque pensamos que si no somos capaces de incidir en el sistema alimentario, siempre nos vamos a quedar cojos”.

La Dra. Mishel Unar Munguía, investigadora del INSP, explicó que el libro aporta evidencias de las causas de la obesidad y estrategias para abordarla, las recomendaciones surgen de las conclusiones y análisis de cada capítulo y de algunas del libro anterior, además de que se basa en la mejor evidencia posible.

Sobre las recomendaciones, añadió que están agrupadas en 10 áreas de política pública y 5 niveles de acción (marco legal, sistema alimentario, entornos alimentarios y actividad física, atención primaria en salud, cambios de comportamiento), en las que el Estado debe intervenir para prevenir y controlar la obesidad en México.

Como una de las conclusiones del libro en general, la Dra. Unar afirmó que el Estado debe promover el consumo de dietas saludables y sostenibles, así como la adopción de estilos de vida activos, a través de cambios en el sistema alimentario.

En tanto, el Dr. Hugo López Gatell, director de Innovación en Vigilancia y Control de Enfermedades Infecciosas Centro de Investigación sobre Enfermedades Infecciosas (CISEI) Instituto Nacional de Salud Pública, aseveró que “aunque el libro no lo hace enfático, es claro que reformular el sistema alimentario mexicano podría cumplir tres propósitos interconectados: mejorar la salud humana, que se encuentra en el libro; contribuir a la sustentabilidad, que también es discutido en el libro, y el tercero que es el denominador común de la perspectiva política del nuevo gobierno para el periodo 2018-2024: lograr un desarrollo económico y social equitativo”.

En este sentido, puntualizó que “la equidad en el desarrollo económico y social es crucial porque la obesidad, al igual que la gran mayoría de los problemas de salud pública que enfrentan los mexicanos, está cimentada en la inequidad social, económica y política”.

Por su parte, Víctor Suárez, próximo subsecretario de Autosuficiencia de Sagarpa, destacó que La obesidad en México “tiene un tema poco frecuente en estudios científicos, que es la toma de posición. Hay una postura clara ante el gran problema de salud pública y de la violación masiva de derechos humanos. Esta postura está basada en evidencia y ética científica, en un compromiso con lo público, desde la independencia y sin conflicto de intereses”, además de un enfoque de derechos humanos, resaltó.

Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor, destacó el vínculo que la sociedad civil ha tenido con el INSP y sus investigados ha sido muy profundo para enfrentar el problema de la obesidad, “desde el 2006 cuando iniciamos El Poder del Consumidor”.

Por último, celebró que el nuevo libro del INSP “llega en un momento muy bueno”, porque “viene un proceso social en el que hay un cambio de gobierno que tiene un compromiso de enfrentar el conflicto de interés”.

 

En la prevención y tratamiento de la diabetes mellitus, la familia juega un papel relevante. Así lo reconoce la campaña de este año para el Día Mundial de la Diabetes, con el lema “la diabetes concierne a las familias”.

Bajo este tema, la Federación Internacional de la Diabetes (IDF, por sus siglas en inglés), promotora de esta fecha, celebrada cada 14 de noviembre desde 1991, junto con la Organización Mundial de la Salud (OMS), llama la atención sobre el impacto de esta enfermedad en la familia, a la vez que destaca la importancia que tiene el apoyo de los familiares en la detección, prevención y atención integral.

Según la IDF, desde casa puede iniciar la reducción de los factores de riesgo de la diabetes tipo 2 relacionados con el estilo de vida, alimentación inadecuada e inactividad física, por ejemplo, mediante la adopción de hábitos saludables, como una dieta balanceada y ejercicio.

Cuando los miembros de la familia comen y hacen ejercicio juntos, todos se benefician y fomentan conductas que podrían ayudar a prevenir la diabetes.

De acuerdo con el libro Acciones para enfrentar a la diabetes. Documento de postura, publicado por la Academia Nacional de Medicina (ANM), el paciente con diabetes tiene que hacer frente a varias barreras para contar con una atención adecuada, como de educación, físicas, socioeconómicas y psicológicas:

  • Poco conocimiento sobre la enfermedad o los servicios de salud.
  • Efectos del tratamiento o por alguna incapacidad provocada por el padecimiento o comorbilidades.
  • Bajo ingreso económico que le dificulta recibir tratamiento o seguirlo.
  • Autoestima baja y problemas emocionales.

Por esta razón, el respaldo de la familia es fundamental, pues en el caso de que una madre, padre, hijo o hermana tenga diabetes, es importante aprender sobre los riesgos, los signos de advertencia y lo que se puede hacer para prevenir el padecimiento y sus complicaciones.

No obstante, resalta el mismo libro de la ANM, que la familia mexicana, a su vez, enfrenta varios retos que van desde lo económico hasta lo cultural:

  • Reducir los altos costos en atención ambulatoria y complicaciones de la enfermedad, que dañan la economía familiar (gastos catastróficos).
  • Modificar estilos de vida.
  • Seguir esquemas de autocuidado.
  • Educar a los jóvenes y niños sobre el impacto económico y de calidad de vida que genera la diabetes.

Aunado esto, la inclusión de la familia no es contemplada en la atención médica del paciente, por lo que a este se le dificulta entender el tratamiento y adoptar un nuevo estilo de vida más saludable.

Esto cobra importancia al tener en cuenta que la diabetes va en aumento en el mundo, según la OMS, toda vez que en el 2014 se registró 422 millones de personas con esta enfermedad, cifra que se espera que crezca exponencialmente colocando a esta enfermedad no transmisible como la séptima causa de muerte para 2030.

En el caso de México, la prevalencia de personas diagnosticadas con diabetes tipo 2 aumentó ligeramente 2.2% en el 2016, respecto a lo registrado en la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) 2012, pasando de 9.2% a 9.4%. Este incremento se dio principalmente en las personas mayores de 60 años.

Esto fue reportado en el artículo “Prevalencia de diabetes por diagnóstico médico previo en México”, un análisis de datos de la ENSANUT de Medio Camino 2016, realizado por investigadores del INSP y publicado en la revista Salud Pública de México en este año.

Aunque ligero este aumento, ya que de 2006 a 2012 fue de 31.4%, este cambio significa para los investigadores que las estrategias de tamizaje no han sido suficientes para identificar a las personas con diabetes no diagnosticada y por tanto para iniciar el tratamiento que necesitan.

Además, el estudio reportó que, en 2016, de las personas que vivían con diabetes, el 87.8% estaba bajo tratamiento médico, pero únicamente la mitad ponía en práctica alguna medida para prevenir las complicaciones, incluso un porcentaje aún menor no había cambiado su alimentación o aumentado su actividad física.

Fuentes:

  1. "International Diabetes Federation - Key Messages". Worlddiabetesday.Org, 2018, tomado de
    https://www.worlddiabetesday.org/about-wdd/wdd-2018-19/key-messages.html
  2. Romero Zazueta, Alejandro, y José Roberto Gómez Cruz. "Evaluación integral del paciente con diabetes: deficiencias y soluciones", en Acciones para enfrentar a la diabetes. Documento de postura, 1st ed., Carlos A. Aguilar Salinas, Academia Nacional de Medicina, Ciudad De México, 2015, pp. 91-92, tomado de https://www.anmm.org.mx/publicaciones/CAnivANM150/L15-Acciones-para-enfrentar-a-la-diabetes.pdf.
  3. Rojas Martínez, María, et. al. “Epidemiología de la diabetes mellitus en México”, en Acciones para enfrentar a la diabetes. Documento de postura. 1st ed., Carlos A. Aguilar Salinas, Academia Nacional de Medicina, Ciudad De México, 2015, pp. 19-20, tomado de https://www.anmm.org.mx/publicaciones/CAnivANM150/L15-Acciones-para-enfrentar-a-la-diabetes.pdf
  4. Rojas-Martínez, Rosalba et al. "Prevalencia de diabetes por diagnóstico médico previo en México". Salud Pública de México, vol 60, no. 3, may-jun, 2018, p. 224. Instituto Nacional de Salud Pública, tomado de http://saludpublica.mx/index.php/spm/article/view/8566/11297

Para poder visualizar la información es necesario tener instalado Adobe Reader

181031 Interna reseña libro lazcano

1.

En 1950, Luis Buñuel filmó “Los olvidados”, un retrato brutal de la infancia marginal de la ciudad de México. Una película que le valió un importante reconocimiento del público y el jurado del festival de Cannes, y la furia del poder en México. El gobierno de Miguel Alemán la declaró película non grata y “ofensiva a la dignidad” de la patria, y sólo fue exhibida tres días en cartelera.[1]

Escribió al respecto Octavio Paz quien en ese momento era primer secretario de la Embajada de México en Francia: “Pero ‘Los olvidados’ es algo más que un filme realista. EL sueño, el deseo, el horror, el delirio y el azar, la porción nocturna de la vida también tienen su parte. Y el peso de la realidad que nos muestra es de tal modo atroz, que acaba por parecernos imposible, insoportable. Y así es: la realidad es insoportable. Y por eso, porque no la soporta, el hombre mata y muere, ama y crea”.

¿Quiénes son hoy “los olvidados” en nuestra sociedad? ¿Quiénes los que son mantenidos al margen, los que son estigmatizados, los que son excluidos? En un país como el nuestro en el que más de 53 millones de personas viven en la pobreza (arriba del 43% de la población), y más de 9 millones en pobreza extrema[2], con indígenas en la miseria, con miles de muertos y desaparecidos por la violencia, quizás deberíamos preguntarnos quiénes NO son marginados, excluidos, olvidados. Vivimos en una sociedad de desigualdades e injusticias lacerantes. Imposible no recordar la película de Buñuel al leer el título de este libro sabio y profundo del que hoy quiero hablarles: Los olvidados con mentalidad imperfecta, escrito por Eduardo Lazcano-Ponce y Gregorio Katz, y publicado por el Instituto Nacional de Salud Pública[3].

Buñuel nos mostraba un México cruel y dolido. Desde otra perspectiva, también el México de Lazcano y Katz tiene una parte de crueldad y de dolor. Para los seres que como ellos tienen la sensibilidad a flor de piel, cualquier exclusión, cualquier marginación, lastima, hiere. Pero ambos saben que desde la herida es preciso no sólo denunciar sino sobre todo construir alternativas que permitan ir cambiando la realidad. Ése es el verdadero compromiso ético: imaginar caminos que nos lleven de la empatía a la transformación.

2.

Si, como dice el Génesis, “En el principio fue la palabra”, el primer párrafo de este libro es brutal, porque las palabras no sólo son creadoras, también pueden destruir, condenar, marcar de por vida. En este caso son las palabras del médico, con su “poder omnipotente”, las que deciden la vida de un niño, y con la de él, la de toda una familia. “Su pequeño hijo de cinco años tiene el diagnóstico de retraso mental; como consecuencia de esta condición, estará imposibilitado de estudiar, no tendrá interacción social y menos aún, podrá trabajar.”

¿Dónde están la compasión, el cuidado, el respeto por el ser humano en una sentencia como ésta? ¿Dónde ha quedado el concepto de dignidad humana? ¿Dónde está la figura protectora del médico?

Es muy dura la crítica que plantea el libro a la formación de los profesionales de la salud, y a un sistema cada vez menos preocupado por el bienestar de los pacientes. Las políticas públicas tanto de formación de médicos como de atención a la población están, como todo lo demás en el país, alejadas de la búsqueda de justicia y equidad, y cada vez más dependientes de criterios neoliberales contrarios a los principios éticos que deberían ser el fundamento de la práctica médica. Y cuando se habla de enfermedades psiquiátricas o de “mentalidades imperfectas”, el modelo hegemónico lleva al extremo la indolencia y el desdén hacia quienes requieren atención.

Lazcano-Ponce y Katz tienen, por otra parte, la sensibilidad suficiente como para saber que sólo haciendo referencia a casos concretos, más allá de las estadísticas, se pueden tocar las fibras más profundas de los lectores. Los números difícilmente permiten asir el horror. Una historia, un rostro, un nombre, nos conmueven y emocionan para siempre. De ahí que eligieran contar un caso paradigmático: el de Israel y sus padres, Martina y Alexis. Entre las primeras páginas en las que el médico muestra su falta de empatía y cuidado, como mencionábamos, cuando Israel tiene cinco años, a una cena entre amigos y colegas veinticinco años después, podemos seguir la trayectoria vital de la familia: la conciencia que desarrollaron sobre la situación a la que debían enfrentarse, el aprendizaje, el dolor, los cuidados, las difíciles decisiones, la fortaleza de espíritu, pero también los momentos de duda y debilidad, y finalmente la convicción profunda de que no hay mayor búsqueda que la de aquellos caminos que puedan asegurar la felicidad al hijo. ¿En qué se distingue esa certeza y esa convicción a la que tienen todas las madres y padres de la tierra?

Junto a la inmensa cantidad de mujeres y hombres de todas las edades con discapacidad mental que viven en instituciones psiquiátricas en situación de abandono, porque no existen los centros públicos diseñados específicamente para ellos, el caso de Israel puede servir como ejemplo de las enormes posibilidades de hacer de los niños con mentalidad imperfecta, adultos que gocen de bienestar. Sin embargo, esta historia no quita el dedo del renglón con respecto a la responsabilidad del Estado y sus políticas de salud. Los datos consignados son escalofriantes: en México existen cerca de 3.68 psiquiatras por cada cien mil habitantes, mientras en Suiza hay 44 por cada cien mil.

Martina y Alexis construyen con amor un entorno que da al niño, ahora joven adulto, un espacio de bienestar que le posibilita alcanzar cierta inocente felicidad. ¿Hay acaso algo más importante que eso? Hoy con sus treinta años, Israel trabaja en una panadería, se mueve en un entorno seguro y protector, tiene cierta autonomía y, sin duda, es feliz.

Los temores de sus padres no se terminan: ¿qué sucederá con él cuando ellos ya no estén? El tiempo y el entorno amoroso ayudarán seguramente a encontrar las mejores respuestas.

3.

Me gustaría cerrar estas páginas, que quieren ser también un reconocimiento al trabajo generoso de los autores del libro, con las palabras que el escritor japonés Kenzaburo Oé pronunciara al recibir el Premio Nobel de Literatura 1994. También él, como Martina y Alexis, tuvo un hijo que fue diagnosticado con discapacidad mental. Los médicos les recomendaron al escritor y a su esposa que “lo dejaran morir”. El suyo fue, como el de tantas madres y padres, un aprendizaje de amor:

Lo llamamos Hikari, que significa “Luz” en japonés. Como bebé, sólo respondió a los sonidos de las aves silvestres y nunca a las voces humanas. Un verano, cuando tenía seis años, estábamos en nuestra casa de campo. Oyó un par de pájaros llamados ‘rieles de agua’ (Rallus aquaticus) que trinaban desde el lago más allá de una arboleda, y dijo con la voz del comentarista que había escuchado en una grabación de aves silvestres: ‘Son rieles de agua’. Este fue el primer momento en que mi hijo pronunció palabras humanas. (…)

Hikari fue despertado por las voces de los pájaros a la música de Bach y Mozart, eventualmente componiendo sus propias obras. Las pequeñas piezas que compuso por primera vez estaban llenas de nuevo esplendor y deleite. Parecían rocío brillando en las hojas de hierba. La palabra inocencia se compone de en – ‘no’ y nocere – ‘herido’, es decir, ‘no hacer daño a’. La música de Hikari fue en este sentido una efusión natural de la propia inocencia del compositor.

“La voz de un alma llorosa y oscura” es hermosa, y su acto de expresarla en la música le cura de su tristeza oscura en un acto de recuperación. Además, su música ha sido aceptada como una que cura y restaura a sus oyentes contemporáneos también. Aquí encuentro los motivos para creer en el exquisito poder curativo del arte.

Ese mismo poder curativo es al que hoy nos acercamos en las páginas de Los olvidados con mentalidad imperfecta, para hacer de esos “olvidados” un florecimiento de la memoria para siempre. Sabiendo, como decíamos al inicio, que éste es el verdadero compromiso ético: imaginar caminos que logren su amorosa transformación en seres humanos plenos, respetados y felices.

  • [1] Ver Guillermo Sheridan, “Recordando ‘Los olvidados”, en Letras Libres,7 de agosto de 2013.
  • [2] Según cifras del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).
  • [3] Eduardo Lazcano-Ponce es el Director del Centro de Investigación en Salud Poblacional del INSP, y este libro forma parte de una trilogía. Los otros dos títulos son: Los padres que deseaban concebir un príncipe y tuvieron una cenicienta y Niños en cuerpos de adultos(con prólogo de Arnoldo Kraus).

Fuente:
Sandra Lorenzano, “De olvidos y olvidados”, en Sin Embargo, tomado de https://www.sinembargo.mx/28-10-2018/3489819#_ftn2 

 

181026 clima cursos perspectiva genero

La educación continua en el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) ha tenido un crecimiento de gran relevancia; ejemplo de ello es la producción que inició en el 2013 de los primeros Massive Online Open Courses (MOOCs), alcanzando a más de 500,000 profesionales de la salud, quienes fueron capacitados en temas relevantes de salud pública a través de estos.

A fin de ofrecer la mejor calidad y accesibilidad a los participantes de nuestros cursos en línea, se desarrolló una plataforma para alojarlos: CLiMA (Cursos en Línea Masivos Abiertos), la cual es administrada por la Secretaría Académica del INSP, a través de la Subdirección de Desarrollo y Extensión Académica. Esta plataforma es una respuesta a las limitantes que presentaban las herramientas brindadas por las plataformas de gestión del aprendizaje (LMS, por sus siglas en inglés), lo que condicionaba el diseño instruccional y el desarrollo web de los cursos de educación continua ofertados por el INSP. A diferencia de ello, CLiMA cuenta con la suficiente flexibilidad para darle una identidad propia a cada uno de los cursos masivos, siguiendo un modelo educativo basado en competencias y metodologías didácticas innovadoras (escenarios, gamificación, autoevaluación, entre otros).

La plataforma CLiMA se abrió el 26 de mayo del año 2017, y a la fecha aloja 15 cursos totalmente gratuitos, con 112 mil 961 participantes inscritos en todos ellos; 63,958 alumnos aprobados y un promedio de percepción de la calidad de 9.5/10 en todos sus cursos.

Perspectiva de género: formación para la atención con calidad y calidez

Los cursos ofertados en CLiMA van desde los determinantes sociales, el control del mosquito Aedes y la diabetes, hasta la prevención del embarazo en adolescentes.

Actualmente 3 de los cursos que están en CLiMA tienen el enfoque de perspectiva de género y son dirigidos a personal de salud con el fin de capacitar y favorecer la atención con calidad y calidez, sobre los siguientes temas:

  • AMBAR: Atención a la mujer y al recién nacido basada en evidencia
    Este curso se apoya en la técnica de gamificación, la cual traslada la mecánica de los juegos al ámbito educativo-profesional, con el fin de conseguir mejores resultados ya sea para facilitar la adquisición de conocimientos, mejorar alguna habilidad o bien recompensar acciones concretas, entre otros muchos objetivos, transformando la información recibida en conocimientos, habilidades y valores.
  • Lactancia materna y amamantamiento
    El curso está diseñado con base en evidencia científica y se fundamenta en el Capítulo Modelo de La Alimentación del Lactante y del Niño Pequeño, de la Organización Mundial de la Salud (2010).
    Este curso presenta el panorama de la lactancia en el contexto internacional; algunas recomendaciones para el inicio, establecimiento y mantenimiento de la lactancia; las barreras y problemas que los profesionales de salud deben conocer para poder dar una consejería adecuada a las madres y apoyarlas a resolver dichos problemas; alimentación completaría a partir de los niños 6 meses de edad y el monitoreo del crecimiento en el niño lactante.
  • Salud sexual y reproductiva y prevención del embarazo en adolescentes
    En este curso se introduce la perspectiva de género como una visión transversal, es decir, se desarrolla en cada uno de los temas la reflexión acerca de que los hombres y las mujeres son diferentes no solamente por razones biológicas, sino también sociales. Aplicar este enfoque y transmitir esta perspectiva al personal de salud es fundamental para conocer las diferentes condiciones que llevan a los hombres y mujeres a embarazarse, y al goce y ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos. Asimismo, permite reconocer diferencias al hablar y expresarnos, teniendo en cuenta las condiciones culturales y de contexto que inciden en el comportamiento.

A través de estos cursos, y otras acciones, el INSP refrenda su compromiso de atender temas de salud pública prioritarios, con una perspectiva de género que favorezca la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres.

 


Políticas de Privacidad | Comentarios sobre este Sitio Web
INSTITUTO NACIONAL DE SALUD PÚBLICA, MÉXICO - DERECHOS RESERVADOS © 2017
Universidad No. 655 Colonia Santa María Ahuacatitlán, Cerrada Los Pinos y Caminera C.P. 62100, Cuernavaca, Morelos. México   Tel. (777) 329 3000